Viaje al corazón de Rusia

Reencuentros

septiembre 11, 2012
3 comentarios

Yulia de Volgogrado me visita en Madrid

11 de septiembre de 2012

Hace un año, durante mi periplo ruso, conocí a Yulia, una joven que me abrió las puertas de su casa en Volgogrado a través del  Couchsurfing.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/07/una-estatua-hueca-por-dentro/

Aunque me quedé sólo un par de noches en su casa, hubo muy buena química entre las dos, y eso a pesar de que yo le llevo unos cuantos años, y de que Liza y yo empezábamos a estar reventadas de tanto tren y tantas casas.

Como a todos los rusos que me dieron cobijo, la invité a visitarme en Madrid.
En diciembre hablamos porque ella quería pasar Noche Vieja aquí conmigo. Al final no pudo ser porque su pasaporte estaba caducado. Y allí se quedó la cosa.

Yulia en mi casa de Lavapiés

Este verano me volvió a escribir porque estaba en Barcelona. Y finalmente vino a verme, el fin de semana del 8 de septiembre.
Han sido tres días muy entrañables. A Yulia le ha encantado Madrid y a mí me ha encantado compartir unos días con ella.

Le he enseñado un Madrid muy poco turístico: la exposición de la Dolce Vita en el Canal; un mercadillo vintage en la Plaza Dos de Mayo; el Junco, mi sala preferida en Madrid; la Tabacalera, el solar vacío de la Latina… A ella le ha gustado todo. “En realidad, yo vine a verte a ti y me encanta haber podido ver tu Madrid”, me ha dicho el último día. Más rica imposible.

Yulia en la exposición sobre la Dolce vita

Lo que más me ha impactado ha sido su reacción en el Campo de la Cebada, un proyecto vecinal de reactivación del solar donde un tiempo hubo una piscina municipal.

http://elcampodecebada.org/

El domingo había un día de puertas abiertas con gymcana de agua y otras actividades lúdico-festivas con el fin de reivindicar la construcción  de una nueva piscina municipal y evitar la posible (casi segura) construcción de un Carrefour.
El leitmotiv era el buen rollismo típico de Madrid con cañitas a un euro y fauna urbana variada.
Yulia estaba visiblemente impresionada y no paraba de preguntarme:
– Pero la gente puede reunirse así, sin más, sin tener que pedir permiso a la Policía?
– Sí claro, esto es una democracia, nosotros no tenemos a Putin, le contesté sin pensar.

Yulia flipa en el Campo de la Cebada

Le conté por encima lo que ocurrió el año pasado con la Spanish Revolution y las asambleas de barrio; de cómo ha surgido un movimiento ciudadano horizontal que intenta revitalizar espacios vacíos o impedir desahucios, para citar algún ejemplo.
Y a medida que iba respondiendo a sus preguntas, me daba cuenta de dos cosas muy sencillas, pero muy muy importantes: la suerte que supone vivir en una democracia, con todos sus peros y sus limitaciones; y la capacidad asombrosa de los españoles de mantener el buen rollo a pesar de todo.

La palabra crisis se ha instalado en nuestras cabezas y en nuestra rutina. Parece que no hay vida más allá de la crisis y del derrotismo y a veces, sobre todo a los extranjeros que hemos elegido vivir en Madrid, se nos olvida el gran activo que tiene esta ciudad (y este país en general): la solera, la alegría, la capacidad de disfrutar pese a todo.

Buen rollito de domingo en la Latina

Puede que las cosas estén mal, que la combinación de una clase política corrupta y de una ciudadanía en su mayoría pasiva estén dificultando la salida de la crisis. Está claro que España vive un momento difícil y que las cosas pueden ser aún peor.
Pero Madrid y sus habitantes tienen algo muy especial, que en el día a día se nos olvida. Hasta que llega una rusa con sus preguntas y su curiosidad, y entonces uno se da cuenta de la suerte que tiene, a pesar de todo.

¡Mil gracias Yulia! Большое спасибо!


Siguen las protestas

marzo 10, 2012
2 comentarios

Sábado, 10 de marzo de 2012

(Agencias)

La oposición rusa no se cansa y esta mañana ha vuelto a echarse a la calle para protestar por la elección de Vladimir Putin. Poco más de 10.000 ‘indignados’ se han manifestado bajo el lema ‘Aquello no fue una elección y esto no es un presidente’.
En Moscú muchos siguen preguntándose cuántos votos sacó Putin en realidad el pasado domingo.

Según la Liga de Electores, un colectivo de ciudadanos que intenta velar por unas elecciones limpias, el presidente ruso en realidad obtuvo sólo 53% de los votos, y no el 64%. De ser real este dato, avalaría la teoría del observador electoral al que entrevisté: es decir, pudo haber fraude, pero no de una forma intencionada con el fin alterar el resultado final.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2012/03/08/seguro-que-hubo-fraude/

Por su parte, la ONG rusa de observación electoral Golos considera que sin fraudes, Putin habría obtenido nada más el 50,26% de los votos.
Reconozcámoslo: en ambos casos, de ser real uno de estos datos, Putin habría alcanzado la mayoría absoluta en la primera vuelta, con o sin fraude.

(Agencias)

Y eso tiene una simple explicación: los rusos están con Putin. Sólo hace falta viajar un poco por este país y hablar con las personas. Los rusos siguen tienendo una mentalidad imperialista, adoran pertenecer a un Estado grande y potente, y manejan otras categorías mentales. Es decir, la ‘democracia’, como aquí se entiende, no es la prioridad. Más importante es tener a un jefe de Gobierno fuerte, carismático, que imponga la voluntad de Rusia en el tablero internacional y que sepa mantener el orden en país de proporciones enormes. Luego  están los resignados, los que creen que no hay una alternativa a Putin y que todo está decidido de antemano. También están los que nunca han conocido otra cosa fuera de la era Putin, los más jóvenes. En este escenario, la oposición, aunque incipiente, es claramente minoritaria, al menos de momento.

Por otra parte, la misma Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha denunciado posibles fraudes el día después de las elecciones: los observadores registraron importantes irregularidades en el escrutinio después de una campaña que la OCSE ha definido como “claramente sesgada” a favor del actual primer ministro.
Los observadores detectaron algún que otra irregularidad en la votación del 4 de marzo. Más de uno habló de casos de voto en serie y de falsificación de papeletas.

(Agencias)

Los observadores consideran que las elecciones fueron “injustas” y que el recuento fue “malo” o “muy malo” en un tercio de los centros de votación que ellos controlaron.
La OSCE cree que la presencia de Putin en los medios fue “claramente” superiora sus competidores, que se utilizaron recursos del Estado en beneficio del candidato gubernamental y que se produjeron irregularidades en el recuento de los votos en una tercera parte de las mesas electorales. “Todos los candidatos tuvieron acceso a los medios, pero el primer ministro tuvo una clara ventaja sobre sus competidores en cuanto a la presencia en los medios”, señala la nota de la OCSE.

(Agencias)

Los medios de comunicación occidentales aseguran que en el acto de hoy intervienen no sólo los líderes opositores, sino también observadores electorales, algo que me parece irreal, primero porque los observadores suelen abandonar el país después de las elecciones, y segundo y más importante, porque los observadores tienen la obligación de ser imparciales y objetivos y no pueden mezclarse con los opositores en una protesta callejera.
De momento, la Policía ha detenido a 50 opositores. Lo que parece evidente es que, por mucha manifestación que se convoque, nos queda Putin para rato: seis años, para ser exactos.


¿Sabemos a ciencia cierta que hubo fraude?

marzo 8, 2012
2 comentarios

Jueves, 8 de marzo de 2012

(Agencias)

Las lágrimas de Putin, el domingo por la noche, y las protestas del lunes, seguidas de decenas de detenciones, son dos imágenes icono de las elecciones presidenciales de Rusia, celebradas el pasado 4 de marzo.  Putin vuelve a la presidencia del país más grande del mundo, tras una ausencia de cuatro años, en el que su fiel escudero Medvedev le ha calentado el sitio. Lo hace con un holgado 63,6% de los votos y con la acusación, por parte de la oposición, de haber amañado los resultados.

(Agencias)

Las 9.000 cámaras de video, que Putin hizo instalar en los colegios electorales de todo el país para mostrar que la votación fue correcta y transparente, no han conseguido disipar las dudas en una amplia porción de la población rusa.
Centenares de opositores han desafiado el frío y la Policía para denunciar lo que, en su opinión, representa un atropello de las reglas básicas de la democracia. El hecho de que Putin haya logrado el 99,7% de los votos en Chechenia ha contribuido a generar un ambiente de incredulidad, pese a que la república que fue independentista esté gobernada desde hace años por un Gobierno fuertemente pro-ruso.

(Agencias)

Pero… ¿de verdad ha habido fraude electoral? Es difícil saberlo, hasta para los observadores internacionales que han vigilado tanto las elecciones parlamentarias del pasado diciembre como éstas.
Tras mucho insistir, he conseguido realizar una entrevista off the record con un observador que estuvo en Moscú durante las elecciones de diciembre. Me ha pedido que no especifique su nombre y su nacionalidad, “porque en este mundillo nos conocemos todos”.
Esto es lo que me cuenta. Cada uno que saque sus conclusiones.

(Agencias)

¿Cómo se pudo establecer que en las elecciones parlamentarias del pasado mes de diciembre hubo fraude electoral? ¿Fue una conclusión de los observadores presentes o de la prensa extranjera?

El informe final de la misión sobre el proceso electoral, el recuento y la elaboración de los resultados es sustancialmente positivo. No se habla de fraude, aunque se menciona que la observancia de los procedimientos se ha deteriorado en la fase del recuento de votos, con algunos casos de aparente manipulación. El lenguaje de la diplomacia siempre es indirecto, pero quien lo conoce sabe perfectamente que ciertas expresiones no dejan lugar a duda. El informe añade que el contexto político que ha caracterizado la campaña electoral es específico y poco favorable a la transparencia y al equilibrio entre fuerzas políticas. En particular, hace mención a la convergencia entre el Estado y el partido en el poder”, algo evidente para muchos observadores, yo incluido.

(Agencias)

La prensa extranjera, por su parte, se ha esmerado para dar una imagen negativa del proceso electoral, dedicando un espacio a veces excesivo a las manifestaciones y a los líderes de los partidos perdedores. En mi opinión, el punto de vista occidental es a menudo incapaz de entender la sociedad rusa, su historia y su trayectoria. En otras palabras, resulta engañoso para comprender la realidad. No soy un experto sobre Rusia, pero creo que el poder de Putin se ha basado y se basa todavía en el consenso con amplias porciones de la población rusa, más que en un sistema coercitivo capaz de eliminar la disidencia (que, por otra parte, existe y no se puede ignorar), tal y como cuentan los medios de comunicación occidentales. Que el consenso sea fruto de manipulaciones, a veces incluso inquietantes, es totalmente real. Basta pensar, por ejemplo, a la exclusión de partidos y líderes políticos de la contienda electoral. Una de las diferencias respecto a las democracias occidentales es que se trata de una manipulación más explícita y brutal, y menos refinada.

(Agencias)

¿Personalmente pudiste comprobar personalmente que hubo fraude electoral? ¿Qué es lo que viste exactamente?

Puedo confirmar que hubo un problema en la aplicación de los procedimientos en el recuento y elaboración de los votos, pero no creo que hubo una voluntad deliberada de falsear los resultados. Podría incluso añadir que he observado esta “convergencia del Estado con el partido en el poder” como un hecho preocupante. Por ejemplo, la manera en que los colegios electorales han sido seleccionados y su manera de funcionar es sin duda un elemento en detrimento del control democrático, puesto que están controlados por la administración local (n.d.r.: a su vez controlada por el Gobierno central, porque los gobernadores de las regiones son nombrados a dedos por el presidente del país y no elegidos democráticamente).

(Agencias)

¿Por qué crees que miles de rusos se han echado a la calle, pese al frío y a la represión? ¿Se trata de descontento o manipulación?

Para mí, estas manifestaciones representan un genuino y espontáneo deseo y una petición de mayor transparencia y participación, y de menos autoritarismo y corrupción. Movilizan a miles de jóvenes en los principales centros urbanos del país. No creo que se trate de manipulación, pero tampoco opino que este movimiento represente el sentir del hombre medio en la Rusia actual. Probablemente esta petición de cambio ganará amplios consenso en la sociedad rusa en un futuro próximo. Sin embargo, es difícil predecir la velocidad de ese cambio.

(Agencias)


Rusia y la “ignorancia voluntaria”

enero 17, 2012
2 comentarios

(Agencias)

Martes, 17 de enero de 2012

Cada vez que intento explicar a alguien lo que he estado haciendo en Rusia durante casi tres meses, el verano pasado, me encuentro casi siempre con la misma reacción. Rara vez noto en mis interlocutores una sana y profunda curiosidad hacia el país más grande y menos conocido del mundo. La mayoría de las veces, escucho tópicos del tipo: “Los rusos beben mucho”, “Los rusos son fríos”, “En Rusia hay muchos millonarios”, etc.
No es una casualidad. Los medios de comunicación occidentales llevan décadas informando desde Moscú a través de estereotipos obsoletos e ideas preconcebidas. Y por eso, la información sobre Rusia que llega a Europa es parcial, tremendista, superficial y casi nunca positiva. Por esta razón, decidí emprender este largo viaje al corazón de Rusia. Por la misma razón estoy escribiendo este blog. Y por eso espero poder llevar a cabo la segunda parte de la aventura a través de Siberia.

Por otra parte, cada vez que los rusos me preguntaban mi opinión sobre la realidad y la sociedad rusa, lo que había comenzado como una conversación amable en un vagón del tren, terminaba convirtiéndose en una acalorada discusión, cuyo desenlace era siempre el mismo: “Tú eres extranjera, no entiendes ni entenderás nunca nada sobre Rusia”.
Después de tres meses en Rusia, de cuatro visitas a este país a lo largo de 20 años, después de aprender su idioma, leer su literatura, esforzarme por desentrañar esta cultura… he llegado a la conclusión de que hay una incomprensión congénita entre los rusos y los occidentales. Algo difícil de subsanar.

Por eso, cuando hoy en Internet me he topado con este  artículo de Boris Tumanov, comentarista de la revista online ‘gazeta.ru’, no he podido dejar de esbozar una sonrisa sarcástica.

(Agencias)

Reproduzco a continuación el texto de Tumanov:

“Cuando escriben sobre Rusia, los medios internacionales no se dan la molestia de conocer mejor la realidad del país y no es raro que saquen conclusiones absurdas, demostrando de esta forma no solo sus ideas preconcebidas sobre Rusia, sino también su pereza intelectual.

Las protestas contra los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado mes de diciembre causaron, como era de esperar, una nueva ola de intentos esporádicos por parte de la prensa occidental de comprender lo que está pasando en Rusia. Yo, por ejemplo, fui abordado durante varios días seguidos por casi todos los medios de comunicación francófonos para que hablara sobre la actualidad rusa. Me llevé una enorme sorpresa al constatar que el interés de los periodistas se limitaba a cuestiones secundarias y que no mostraban el más mínimo deseo de entender las causas de estas manifestaciones sin precedentes en Rusia.

Mis suposiciones se confirmaron poco después durante el mitin en la Avenida Sákharov, cuando mis interlocutores, como si se hubiesen puesto de acuerdo de antemano, comenzaron a preguntarme sobre Aleksey Navalny, considerado un figura política de relieve, o sobre las declaraciones de Mikhail Gorbachev, en las que el ex líder soviético retaba a Vladímir Putin a renunciar”, escribe Tumanov.

Sobre Aleksey Navalny:
http://www.guardian.co.uk/world/2012/jan/09/russian-navalny-fake-photo-smear

Las declaraciones de Gorbachev:
http://www.publico.es/internacional/411076/gorbachov-pide-a-moscu-que-repita-las-elecciones

(Agencias)

Sigue el texto de Tumanov: “Intenté explicar a mis interlocutores que los aplausos que Aleksey Navalny recibió en la Plaza Bolotnaya y la pasión con la que habló durante el mitin no significa que él sea un líder reconocido de la oposición rusa. Intenté explicar a mis colegas extranjeros que los rusos, cuya mayoría todavía está en favor de Putin, no necesitan exhortaciones para “ir a tomar el Kremlin” ocupado por “estafadores y ladrones”. Al contrario, los rusos necesitan una oposición que no sólo sepa gritar eslóganes, sino que también sea capaz de expresar y defender los intereses de determinados estratos sociales. Por eso, por mucho que yo respete Mikhail Gorbachev, creo que el desafío que lanzó a Putin no tiene sentido.
Aconsejé a mis colegas extranjeros que prestan atención al fenómeno de Aleksey Kudrin y su programa de desarrollo evolutivo de la sociedad civil en Rusia. Les pedí que no considerasen Navalny y Kudrin como líderes de la oposición, sino que síntomas de los procesos iniciados en la sociedad rusa. Sin embargo, mis interlocutores continuaron insistiendo con esos temas y prefirieron no invertir su tiempo en hacer un análisis más profundo de la situación vivida en mi país. Peor aún, cuando, después de la entrevista, quise explicar mejor mi postura, todo mi discurso fue en balde. Ellos no quisieron hablar de asuntos que, a su juicio, no tendrían impacto”.

Sobre Aleksey Kudrin:
http://spanish.ruvr.ru/2012/01/10/63607176.html

“Esta falta de curiosidad y de interés hacia los asuntos sobre los que escriben, llevó a muchas publicaciones de prestigio a sacar conclusiones absurdas y, lo que es peor aún, perentorias.
Basta citar el ejemplo del semanario estadounidense ‘Bussiness Week’. Esta revista considera al ex campeón de ajedrez Gary Kasparov como el único líder de la oposición rusa, al que describe como “el único representante del movimiento de la oposición reconocido internacionalmente”. Otra publicación estadounidense, el ‘Chicago Tribune’, afirma que Vladimir Putin está muy familiarizado con el tratado de Sun Tze ‘El arte de la guerra’, puesto que usaría contra sus detractores su falta de organización congénita, en conformidad con las recomendaciones del pensador chino.

Esta ignorancia voluntaria, si podemos usar aquí esta expresión, es típica no sólo de los medios de comunicación de masa de todo el mundo, sino también de todas  las cancillerías políticas. La ignorancia de las distintas realidades existentes en los países puede llevar a errores en asuntos políticos, como aconteció en Occidente con respecto a Libia, o en Rusia con respecto a Ossetia del Sur.

(Agencias)

En cuanto a la tesis de que Occidente trata Rusia de forma inoportuna, me tomo  la libertad de decir, corriendo el riesgo de causar la indignación entre los adeptos a la teoría de la “conspiración mundial” contra Rusia, que es más bien el resultado de una pereza intelectual y no tanto de una actitud preconcebida de los países de la región europea. En cierta medida, es también una consecuencia del comportamiento de Rusia, que durante más de 70 años permaneció impermeable al mundo exterior, impidiendo que se conociera la realidad de facto y no la que fue inventada en el departamento ideológico del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética

Por muy abierta que esté hoy la sociedad rusa, Occidente no deja de relacionarse con mi país a través de estereotipos obsoletos, ya sean positivos o negativos, y no se esfuerza por desligarse de las habituales asociaciones primitivas como el caviar, Dostoiévsky, la balalaika, el vodka, los disidentes, el KGB, los oligarcas, las matrioshkas y los marineros revolucionarios. Su pereza intelectual ya ha obstaculizado a los países occidentales para que comprendan las causas reales de la disgregación de la Urss o de acontecimientos posteriores. Hoy, ignorante y pragmático, Occidente está cometiendo el mismo error, pensando que los procesos de globalización conducirán, tarde o temprano, a la humanidad a un denominador democrático común.

Efectivamente, sólo aquellos que viven en un mundo irreal pueden creer que Gary Kasparov goza de un reconocimiento internacional como líder de la oposición rusa, ignorando el hecho que la mayoría de los rusos no tienen interés en saber cuán populares son sus líderes políticos en los “círculos internacionales”.
Si Occidente – y especialmente Europa – desea ver realmente, en un futuro más o menos distante, una Rusia civilizada, debería profundizar con paciencia sus conocimientos sobre la sociedad rusa, desligarse de las nociones estereotipadas y primitivas sobre el país y no atender las demandas de los ’microliberales’ rusos. Deberían dejar de ser perezosos y empezar a estudiar profundamente los procesos sociales cada vez más complicados que se desarrollan en la Rusia actual.

(Agencias)

Deberían comprender por fin que los procesos en curso en Rusia no encajan, por razones obvias, con su experiencia histórica, que tan a menudo citan para disculpar su reluctancia a la hora de analizar las causas de los “caprichos exóticos” de la mentalidad rusa y de la evolución social del país.
Esto es lo más importante no sólo para Rusia, sino también para Occidente, puesto que la alternativa al proceso de afirmación de una sociedad civil empezado por primera vez en la sociedad rusa podría ser un retorno inmediato del país al autoritarismo y a la política del aislamiento”, concluye Tumanov.

¡¡TOMA YA!! Otro que defiende la tesis de que los occidentales no entendemos nada de Rusia, lo cual es cierto en parte, PERO SIN EXPLICAR EN QUÉ CONSISTE ESTA RUSIA QUE NO ENTENDEMOS.
Porque cuando preguntaba a los rusos que me explicaran su idiosincrasia, la respuesta fue siempre la misma: un largo y embarazoso silencio.

El artículo de Tumanov en ruso:
http://www.gazeta.ru/comments/2012/01/10_a_3958125.shtml


¿Qué pasa cuando hay un incendio en un submarino nuclear?

enero 6, 2012
1 comentario

Incidente en el submarino Yekaterinburg – Agencias

Viernes, 6 de enero de 2012

2011 se ha cerrado con un incidente en el submarino nuclear Yekaterinburg en el puerto de Múrmansk, en el noroeste de Rusia.
El Yekaterinburg no es moco de pavo. Entró en servicio en 1985, tiene 167 metros de eslora y capacidad para portar 16 misiles intercontinentales de combustible líquido.
El hecho de que se declare un incendio en un bicho de este tamaño nos debería preocupar bastante, puesto que Múrmansk no está tan lejos como parece. La corriente del golfo, que regula la temperatura del principal puerto del Ártico, hace que los residuos nucleares, si los hay, puedan llegar hasta nuestras costas. Sí señores.

Incidente en el submarino Yekaterinburg – Agencias

Según la versión oficial, el incendio comenzó en el andamiaje de madera que se había construido para poder realizar los trabajos de reparación y de allí se extendió posteriormente al casco exterior ligero de la nave.
Según la versión oficial, el submarino se encuentra a día de hoy en los astilleros de Rosliakovo, en el puerto de Múrmansk, y, de acuerdo con el reglamento, estaba con los dos reactores apagados y sin los misiles que normalmente lleva.
Según la versión oficial, es decir, según el viceprimer ministro Dmitri Rogozin, que es el nuevo responsable del complejo de la industria militar, “no hay amenaza para la vida de las personas”. Lo dice desde su Twitter.

Incidente en el submarino Yekaterinburg – http://blogger51.ru/

Se da la casualidad de que el verano pasado empecé mi viaje por Rusia precisamente en Múrmansk. Allí me reuní con el equipo de Bellona, una organización noruega que se encarga de supervisar todo tipo de incidencias en los submarinos nucleares y en los rompehielos atómicos desde el accidente del Kursk, que se llevó por delante a 118 tripulantes en el año 2000.

http://www.bellona.org/subjects/Incidents_and_accidents

Bellona tiene una web muy completa, en la que publica la información extra oficial que consigue a través de sus fuentes, muchas veces operarios que trabajan en situ y que, anónimamente, ofrecen detalles sobre los accidentes que se producen dentro de los astilleros, una zona militar cerrada a cal y canto y donde NADIE entra sin permiso.

En su web, el equipo de Bellona insinúa que la situación no está tan bajo control como quiere transmitir el Gobierno ruso.
La página ofrece información muy técnica sobre las labores de mantenimiento que se estaban llevando a cabo en el Yekaterinburg y sobre las posibles causas del incendio.

Lo que nos interesa es un aspecto bastante inquietante: el submarino averiado ya no estaría en los astilleros de Rosliakovo, sino que habría sido trasladado a la base de Okolnaya, para ser reparado en Severodvinsk, en la región de Arkhangelsk.
¿Y esto qué significa? Según Alexander Nikitin, ex capitán de un submarino ruso y miembro de Bellona en San Petersburgo, Okolnaya es una base equipada con grúas especiales para remover los misiles balísticos de los submarinos nucleares.
Nikitin asegura que es muy común dejar las armas en los submarinos, cuando se lleva a cabo una reparación de breve duración, como era el caso del Yekaterinburg.
Por esta razón lo habrían sacado tan deprisa del dique seco de Múrmansk.
La cuestión es si el Yekaterinburg contiene misiles balísticos con cabezas nucleares o simplemente misiles de entrenamiento. Alarmante, ¿a que sí?

Incidente en el submarino Yekaterinburg – http://blogger51.ru/

El Ministerio de Defensa insiste en que no había armas a bordo y no confirma que el submarino haya sido trasladado a la base de Okolnaya.
El Yekaterinburg está diseñado para portar 16 misiles balísticos con alcance intercontinental, dotados cada uno de cuatro cabezas nucleares. No hace falta ser un experto en armas atómicas para vislumbrar el peligro que entrañaría un juguete de este tipo fuera de control.

Es interesante observar que, una vez más, las nuevas tecnologías y la información extra oficial de los blogs han jugado un papel fundamental en esta situación. Nikitin ha podido sacar sus conclusiones después de analizar las fotos que ha publicado un blog periodístico independiente que cubre noticias en la zona norte de Rusia:

http://blogger51.ru/

Incidente en el submarino Yekaterinburg – http://blogger51.ru/

Una última curiosidad. Todos los submarinos nucleares llevan nombres de ciudades rusas. Yekaterinburg, antes Sverdlovsk, es la ciudad siberiana donde nació el ex presidente ruso Boris Yeltsin. Y Kursk es una ciudad en el sur de la Rusia, conocida por una batalla campal que marcó los destinos soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial. Es, junto a la Batalla de Stalingrado, el capítulo más sangriento y más decisivo de la historia de la ex Urss.


Los números de 2011

enero 5, 2012
1 comentario

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 5.500 veces en 2011. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 5 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.


Publicado en Rusia en Madrid

Rusos 2.0

diciembre 16, 2011
1 comentario

Viernes, 17 de diciembre de 2011

Las protestas de diciembre (agencias)

Que las revueltas rusas tienen a las redes sociales como su mejor aliado, esto ya ha quedado más que claro.
Pero el uso de la tecnología ha ido más allá. Siempre se ha dicho que los manifestantes pro Putin iban a las manifestaciones progubernamentales a cambio de dinero.
Era un secreto a voces. Este video (en ruso, lamentablemente) lo demuestra.

http://www.youtube.com/watch?v=6punDAIZ_9k&feature=player_embedded

En el video aparece también Natàlia Boronat, periodista catalana en Moscú.
Ella fue testigo de todo: algunos chicos llegaron a preguntarle si era ella la que entregaba el dinero.

Los Gobiernos autoritarios como el de Putin y Medvedev deberían tomar nota de ello. Con una camarita de nada, incluso con un IPhone, ya se puede lanzar a los cyber-telespectadores todo tipo de contenidos.
¿Cuál será el próximo paso para controlar a las masas? En China ya sabemos cómo lo hacen. Sólo queda por ver qué harán los nuevos zares.

Super Liza

A propósito, mi compañera Liza está en Suiza, alejada de todo el mogollón.
Le he preguntado cómo puede estar perdiéndose la ‘Russian Revolution’.
Eso es lo que me ha contestado:

“¿Russian Revolution? Para mí, ¡esta vez la revolución vendrá del Oeste! Allí sí que están pasando cambios tectónicos (sic); en Rusia la gente está demasiado cansada por los cataclismos recientes, no tienen recursos para otra revolución. Hace dos semanas que no estoy en Rusia, eso sí, pero por el movimiento que puedo ver en el Facebook y en Vkontakte (el Facebook ruso),  los comentarios, las fotos y los eslóganes… me resultan patéticos. Sinceramente, la Russian Revolution me parece una chorrada.
Para poder ser representado en el Parlamento, es necesario que un partido político no contradiga mucho a Единая Россия (Rusia Unida, el partido de Putin Y Medvedev). Absolutamente todos los partidos están calladitos con los temas de los oligarcas, la ilegitimidad de la privatización, etc. El único partido que habla sobre la nacionalización de los recursos (y en voz baja) es el KPRF (el Partido Comunista de la Federación Rusa). Es el único partido que lo lleva en su programa, pero incluso los comunistas bailan al son de Edinaya Rossia (Rusia Unida), tienen que bailar. A ver si los tecnócratas políticos de Putin inventan algún nuevo truco para las elecciones de marzo, ¡tipo enviar a Putin al espacio!!!!”, dice Liza.

¡TOMA YA!!!!


Publicado en Rusia en Madrid

¿Hacia dónde lleva todo esto?

diciembre 11, 2011
Dejar un comentario

Liza, Natália y Andrey en Elistá, Kalmukia. Verano 2011

Domingo, 11 de diciembre de 2011

Ésa es la pregunta que nos hacemos todos: los que tenemos un fuerte interés por Rusia, los que viven allí, los mismos rusos se preguntan eso. ¿Hacia dónde va Rusia en estos momentos? ¿Y qué va a pasar? Es difícil saberlo de antemano.
“Necesito un poco de distancia, estamos muy emocionados todos y por eso creo que no puedo ser 100% objetiva”, me decía esta noche desde el Facebook Natàlia Boronat, periodista catalana en Moscú. “Desde dentro, la sensación que sí pasa algo porque se ha despertado mucha gente, han empezado a tomar conciencia política que les están tomando el pelo. Y el fraude electoral ha sido la chispa que les ha hecho explotar. Lo que viví ayer en la plaza no lo había vivido nunca en Rusia. Fue muy emocionante”, agrega.

Natàlia es una amiga de Liza que nos acogió con generosidad y cariño en su casa moscovita.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/07/21/llegamos-a-moscu/

También viajó con nosotras a Kalmukia y a la casa del horror, en las puertas del Cáucaso.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/17/1279/

En Moscú Natàlia está viviendo intensamente los acontecimientos de los últimos días.
“El lunes conocí a un alto cargo de la Duma, que iba a la mani como a escondidas. En toda la semana ha hecho una evolución brutal, él está convencido de que no hay marcha atrás”, me cuenta Natàlia. “Las próximas semanas serán clave para ver si el movimiento aguanta o no. Creo que si el régimen quiere salvarse tendrá que liberalizarse un poco”, asegura.

Reproduzco aquí abajo una entrevista que ha publicado hoy en el diario Público.
Es muy buena. Ayuda a aclarar algunos aspectos.
¡Gracias Nat!

“El régimen ruso ha liquidado las instituciones democráticas”

La activista Svetlana Gánushkina asegura que los rusos están “defendiendo su dignidad”

N. BORONAT MOSCÚ 11/12/2011 13:30 Actualizado: 11/12/2011 13:38

Svetlana Alexéyevna Gánushkina (Moscú, 1942) es una veterana defensora de los derechos humanos. Preside la organización Cooperación Civil, que se dedica a dar apoyo a inmigrantes y refugiados, y es miembro del consejo directivo de Memorial, organización de derechos humanos y de recuperación de la memoria histórica. Gánushkina ha sido nominada tres veces al Premio Nobel de la Paz.

Gánushkina, en su casa de Moscú

¿Cuál es el alcance de las protestas de estos días?

La gente ha salido a defender sus derechos políticos, pero sobre todo su dignidad. Se sienten ofendidos por el anuncio del 24 de septiembre del jefe del Kremlin, Dmitri Medvédev, diciendo que el próximo presidente sería Vladímir Putin. Este pueblo tan paciente se sintió injuriado. Fueron especialmente ofensivas las palabras del presidente cuando dijo: “Nos hemos puesto de acuerdo”, porque la gente sintió que no se tenía en cuenta para nada su opinión. Al día siguiente, en el tranvía, oí una conversación de unos pasajeros que decían: “Nos consideran mulos de carga, se han puesto de acuerdo sin nosotros”. El sentimiento generalizado de ofensa no podía no explotar.

¿El poder no era consciente de que el pueblo reaccionaría negativamente?

Han construido un poder vertical tan fuerte que no hay ningún tipo de interacción con la gente. Y la vertical sólo va de arriba abajo. Además, sólo les pasan informes de lo que quieren oír, lo que está muy lejos de lo que piensa el pueblo. El poder no piensa en absoluto en el pueblo: le molesta. Y lo que han hecho con las elecciones es simplemente ridículo.

¿Qué representa para Rusia el hecho de que Putin vuelva a presentarse?

Para el futuro del país significará una debacle. Temo que este retorno signifique la destrucción del país porque hay muchos ciudadanos de regiones remotas, sobre todo del Cáucaso, que se siente desamparados por el Estado, y que piden ayuda a nuestra asociación porque no la encuentran en ningún sitio más.

¿Hay alguna alternativa política?

Desgraciadamente, no. Y ese es uno de los méritos de la vertical de poder: que ha eliminado la competencia política. En mi opinión no hay un líder capaz de unir toda la oposición. Hay mucha gente que incluso estaría dispuesta a votar a Ziugánov (líder del Partido Comunista), más de la que lo ha votado ahora, si condenase el estalinismo.

¿Las protestas son un paso para el desarrollo de una sociedad civil más activa?

Sí, son un paso importante, pero en primer lugar la sociedad civil tendría que trabajar para consolidarse, para no vivir tan distanciada de la política y de lo que pasa en el Estado. Las protestas son una oportunidad para que la gente empiece a sentir sus responsabilidades políticas.

¿Cómo definiría la situación de los derechos humanos en Rusia?

Es crítica, fundamentalmente debido a la liquidación de las instituciones democráticas. Pero no sólo tenemos que hablar de derechos humanos, los políticos también están totalmente amenazados, hay una falta total de derechos electorales. Aquí no se eligen ni a los gobernadores ni a los representantes de la Cámara Alta del Parlamento. En la Cámara Baja (Duma), el poder administrativo es tan grande que ni siquiera es necesario que la gente participe. De hecho, cuando Medvédev anunció que el próximo presidente será Putin, yo hubiera propuesto la anulación de los comicios. ¿Qué sentido tienen? ¿Por qué tenemos que gastar dinero en eso si está todo decidido?

¿Cómo está el sistema judicial?

Se ha destruido completamente: el poder judicial no existe. Tendría que ser una rama independiente del poder pero en Rusia no lo es.

¿Hay libertad de expresión?

En parte sí, pero a la vez está muy limitada por la falta de medios de comunicación independientes, porque se presiona a la prensa o simplemente se liquida a los medios. Se puede decir que quedan dos: la emisora Ekh Mosky y el periódico Nóvaya Gazeta. Internet es un mundo paralelo, pero la televisión continúa siendo el medio por el que se informa gran parte de la población y casi todas dependen del Estado.

Usted denuncia la enorme violencia que padecen los ciudadanos rusos.

El derecho a la vida se viola de una forma monstruosa. Tenemos que recordar los centenares de miles de muertos inocentes en el Cáucaso norte, donde se bombardeó un territorio habitado (en la guerra de Chechenia). Y lo mismo pasa ahora: se mata a los policías en Daguestán, por ejemplo, o se asesina a muchas mujeres en Chechenia simplemente porque a alguien no le gusta su comportamiento.


Publicado en Rusia en Madrid

“El gigante levanta la cabeza”

diciembre 11, 2011
3 comentarios

En la casa de Serguey en Yelets, verano de 2011

Domingo, 11 de diciembre de 2011

“Querida Valeria, han pasado 20 años y parece que mi país va a cambiar otra vez. Hoy la gente está saliendo a la calle en muchas ciudades para pedir elecciones limpias a la Duma. Antes de las elecciones, me dediqué con un grupo de amigos  a pegar por las calles de mi ciudad panfletos en contra del actual régimen”.
Eso es lo que me escribía Serguey, mi anfitrión en Yelets, en las Tierras Negras, el viernes 9 de diciembre.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/01/de-coushsurfing-con-la-mamma/

“Hoy iré a un mitin en Lipetsk. Mis amigos de Moscú también saldrán a la calle con intenciones pacíficas. Me gustaría escuchar tu opinión en relación a lo que está aconteciendo aquí, partiendo de la información que llega hasta España. Sólo espero que todo se desarrolle de forma pacífica, sin víctimas”.
Lamentablemente, sus más oscuros presagios se han hecho realidad. Desde que han empezado las protestas, hace una semana, ha habido centenares de arrestos y una información difusa y carente sobre el número de víctimas. Los periódicos rusos on line ayer se limitaban a citar el dato del News of the World, el tabloide de Murdoch: 803 víctimas.Los medios europeos las definen como las manifestaciones más numerosas desde los años 90 y hablan de fuertes represiones. Sólo en Moscú este fin de semana se han desplegado 52.000 agentes de seguridad.

Protestas en Rusia (agencias)

¿Qué está pasando en Rusia? Un periódico on line español titulaba hoy: “Algo se mueve en Rusia”.
Es exactamente la misma sensación que he tenido a lo largo de todo mi viaje por la Rusia europea de este verano, más de 5.000 kilómetros desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.
Recuerdo haber dicho más de una vez a mis interlocutores: “Tengo la sensación de que el gigante está punto de levantar la cabeza”. Y casi siempre estas palabras despertaban la desconfianza o la rabia de los rusos. Ya tuve muchas discusiones acaloradas en los trenes y en las casas que visité. Ya tuve que escuchar muchas veces que no entiendo nada, que soy extranjera, que Rusia está postrada y que nunca va a levantarse…

Protestas en Rusia (agencias)

Hay un rasgo muy interesante en esta sociedad: los rusos no quieren escuchar hablar sobre Rusia ni para bien ni para mal. Simplemente creen que una extranjera nunca va a entender la esencia de la grande “alma rusa”, por mucho que hable su idioma y que conozca su literatura, por muy periodista que sea, por mucho que se esfuerce en desentrañar el misterio ruso.

Durante mi viaje, me preguntaron muchas veces cómo veía Rusia hoy en comparación a lo que había conocido en los años 90. Cuando respondía que mucho mejor, que veía menos penurias y un claro empuje hacia adelante, mis interlocutores se enfadaban, me acusaban de tener una visión superficial de la realidad, de no ser capaz de visualizar los problemas reales de la sociedad y la economía rusa.

Y cuando se llegaba a hablar de política, un tema todavía tabú en Rusia, las discusiones cobraban otro cariz. Los rusos no soportan que se ponga en evidencia su pasividad política y su excesiva tolerancia hacia el régimen de Putin y la corrupción endémica del sistema Rusia. Muy pocas personas me han reconocido este verano que la sociedad rusa está resignada, que nada iba a poder cambiar con estas elecciones, que todo estaba decidido de antemano, como el relevo Putin-Medvedev el próximo mes de marzo.

Protestas en Rusia (agencias)

Por eso las protestas de estos días me sorprenden hasta cierto punto. El gigante está levantando la cabeza, sí señor, aunque todavía es pronto para adivinar hacia dónde llevará este revuelo.
Pero una cosa me queda clara: las nuevas tecnologías han abiertos una brecha hasta hace 10 años infranqueable. Mientras la tele de Estado desinforma sobre las protestas, los rusos leen blogs independientes y prensa extranjera, se citan a través de las redes sociales como VKontakt, el Facebook ruso, y tuitean compulsivamente.
El control mediático de las masas resulta cada vez más difícil, la primavera árabe ya lo había demostrado.

Por supuesto, es difícil hacer una valoración de la situación desde aquí, tal y como me pide Serguey. Por cierto, Serguey fue una de las pocas personas que se declaró abiertamente anti Putin. Con él pude hablar abiertamente de política, sin tensión, sin tapujos.
Serguey es un chico de la provincia que ha vivido varios años en la capital y que viaja a menudo por trabajo por todo el país. Ha sido un anfitrión generoso y amable, un compañero de aventuras excepcional, un interlocutor interesantísimo con una sana curiosidad intelectual y un productor muy eficiente. No me extraña que me diera la noticia desde el Facebook antes de que apareciera en los periódicos de todo el mundo.
¡Mil gracias! Спасибо Сергей!


Publicado en Rusia en Madrid

El caníbal de Murmansk

noviembre 30, 2011
Dejar un comentario

Miércoles, 30 de octubre de 2011

Al volver de Rusia, más de una persona en Madrid me lo comentó.

-Tía, acaban de detener a un caníbal en Rusia que se había comido a su invitado.
¿Cómorrrrrrrrrr?????

Mi sorpresa fue tamaña cuando busqué la noticia en Internet y comprobé que el caníbal había sido arrestado en ¡Murmansk!
El hombre, de 21 años, habría cedido a un deseo tan simple como irrefrenable de “comer carne humana”.
El detenido invitó a la víctima a su domicilio y ni corto, ni perezoso le cortó en pedazos para comérselo.
Durante una semana, cocinó los restos de su presa de diversas formas, tanto en filetes como en salchichas.

En este caso, la víctima había caído en la red a través de una ciber comunidad homosexual.
¡¡Nada a que ver con el Couchsurfing!!
Murmansk fue una de las primeras etapas de mi largo viaje por la Rusia europea.
La familia de Timur nos acogió con mucho cariño y nuestra estancia en la ciudad ártica fue de lo más agradable.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/07/04/de-couchsurfing-en-el-circulo-polar-artico/

Sin embargo, cuando leo la noticia, puedo evitar pensar que estuve en una casa un poco rara en Piatigorsk, en las puertas del Cáucaso…

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/17/1279/


Publicado en Rusia en Madrid
Página siguiente »

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds