Viaje al corazón de Rusia

El rompehielos atómico | julio 6, 2011

Martes 5 de julio

Murmansk cuenta en la actualidad con una decena de rompehielos atómicos. Son barcos enormes, más altos que un edificio de 10 plantas y más potentes que un pelotón de tanques. Se usan en invierno para despejar las rutas marítimas y comerciales, y funcionan con energía nuclear. De hecho, cada uno de ellos lleva uno o dos reactores atómicos a bordo.

El de la foto es el rompehielos Lenin, el primero que se construyó en la Urss. Fue botado en 1959 y destinado a abrir paso a caravanas de buques por la llamada Vía Marítima del Norte, de oeste al este de la URSS a través del océano Glacial Ártico.

Los datos hablan por sí solos. Con 134 metros de largo, 27,6 de ancho y 16,1 de altura y 10,5 metros de calado, el Lenin tenía una tripulación de 243 personas y desarrollaba una velocidad de hasta 18 nudos (unos 33 kilómetros por hora).
Durante los 30 años de su funcionamiento, el rompehielos recorrió 654.400 millas marítimas (de ellas, 563.600 entre los hielos) y abrió paso a 3.741 barcos, sin haber sufrido ningún accidente a bordo.

¡Ojo al teléfono de emergencia!

En 1989 dejó de funcionar por obsoleto y en 2009 lo han convertido en un museo, dentro de un programa cofinanciado por la Unión Europea. El barco acoge un museo de la flota atómica civil y de la conquista del Ártico y un centro de información sobre asuntos de seguridad nuclear y de radiación. También dispone de una cabina de observación de los reactores nucleares, ya desactivados.

Al llegar esta mañana, nos hemos enterado de que los lunes y los martes el museo está cerrado. Sin embargo Artur, el responsable de seguridad, ha accedido a enseñarnos el rompehielos por dentro de extranjis. Eso sí, después me ha pedido el correo electrónico, por si un día va a Madrid.

Artur, nuestro héroe

En Rusia todo impresiona: la inmensidad de las distancias; lo salvaje que es el clima; lo ingenioso que es el ser humano. Porque sólo en la patria de los ingenieros podían pergeñar algo tan diabólicamente efectivo como el rompehielos atómico.

Anuncios

Publicado en Murmansk, Uncategorized

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds

A %d blogueros les gusta esto: