Viaje al corazón de Rusia

Comida again (esta vez con un cocinero) | julio 21, 2011

Sasha Belkovich, cocinero

Martes, 19 de julio

He preguntado a todos los periodistas a los que he conocido, amigos de Liza, amigos de amigos…

–       ¿Quién es el mejor cocinero de Rusia? ¿El más famoso? ¿Hay alguien que sepa de culinaria en este país?

–       (Silencio)

–       Pero a ver, a cualquiera que le preguntes en España sabe decirte dos o tres nombres, aunque no sepa nada de chefs o de estrellas michelines. Todos saben quién es Ferran Adrià, Juan María Arzak, Paco Roncero…

–       (Silencio)

–       Metes en google ‘chefs España’ y sale una lista entera…

–       (Silencio)

Al final Alyona, una redactora del diario Metro de San Petersburgo, nos dice que hay un joven cocinero en el ‘Proyecto Ginza’, una cadena de restaurantes.
Se llama Sasha Belkovich, tiene 26 años y promete ser un niño prodigio de los fogones.

Sasha Belkovich, cocinero

En su restaurante, Terrassa, nos cuenta que empezó a cocinar a los 16 años y que abrió su primer restaurante a los 21. Ahora dirige 11 restaurantes en San Petersburgo y asegura que sigue cocinando. Hasta nos enseña un libro de recetas que acaba de publicar donde, por cierto, no hay ni una receta rusa, sólo pasta, tortillas, canapés y sushi.

–       Sasha, me llama la atención que los rusos pueden comer sin orden. No hacen diferencia entre lo dulce y lo salado. Pueden comer fruta y postre y luego pescado crudo…

–       No, el orden existe, el problema es que tu eres un huésped y  la gente te quiere ofrecer todo lo que tiene en la nevera, y empieza a sacar de todo.

–       Para nosotros, los mediterráneos, la comida es lo más importante. Hablamos de ello, disfrutamos con ello. Nos gusta estar sentados todos juntos en la mesa. Aquí en las casas veo que cada uno come cuando le da la gana, sin horarios, sin esperar a los demás…

–       No, en mi familia la cena era muy importante, pero en las grandes ciudades vamos siempre de prisa, no tenemos tanto tiempo para estar en la mesa.

–       ¿No es típico aquí que las personas con dinero pidan lo más caro y no necesariamente lo que más les gusta?

–       Bueno, antes era así, no puedo negarlo, pero la cosa está cambiando. Cada vez más personas comen fuera a diario y la gente se está cansando de pedir lo más caro por sistema.

En su restaurante sólo hay extranjeros o rusos con dinero. Sasha parece más un encargado que un cocinero. Yo todavía no he encontrado respuestas a mis dudas…

Pocos días después, estoy sentada en una mesa donde unas personas comen galletas dulces con pescado y con judías de la lata. A veces sustituyen el pescado por lonchas de mantequilla.

–       Yo de verdad no entiendo cómo coméis los rusos. Os da igual dulce que salado, me resulta todo un poco caótico.

–       Si hubieses pasado el hambre que he pasado yo, cuando no había nada en casa durante varios días, también te daría igual. Total, al final se mezcla todo en el estómago, dice metiéndose en la boca otra galleta con salmón rosado.

Me rindo también con este tema.

Anuncios

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds

A %d blogueros les gusta esto: