Viaje al corazón de Rusia

Elistá, la única ciudad budista de Europa | agosto 11, 2011

El templo budista de Elistá

Lunes, 8 de agosto

A unos 300 km. de Astrakhan (lo que viene a ser a unas seis horas de autobús) está Elistá, la única ciudad budista de Europa.
Es la capital del Kalmukia, una república meridional de la Federación Rusa.

Aquí todo el mundo tiene rasgos orientales, porque los calmucos son un pueblo nómada de origen mongol que llegó a la estepa rusa en el siglo XVII.

Mini calmucos

Los calmucos en realidad son oirates, o sea mongoles de fe budista.
Se establecieron en la estepa en el norte de Astrakhan en el delta del Volga en el sur y el río Terek, en el suroeste. También acamparon en ambos lados del río Volga, del río Don en el oeste hasta el río Ural, en el este.

Barbies calmucas

Los zares rusos los utilizaron como pueblo fronterizo contra las incursiones de los pueblos de las estepas. Fue así como los calmucos fueron reclutados en el ejército imperial.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los calmucos fueron acusados de traición por el régimen de Stalin. Creyendo que habían colaborado con los soldados alemanes, les mandó en exilio a Siberia al final de la guerra, pese a que muchos calmucos habían servido en las filas del Ejército Soviético, algunos obteniendo medallas y otras distinciones.

El 28 de diciembre de 1943, fuerzas del NKVD, el servicio secreto de la Urss, entonces dirigido por Beria, entraron de madrugada en las casas de los calmucos y les dijeron que iban a expulsarlos. Fueron casa por casa, muchos tuvieron que salir con lo puesto.
Otros, ausentes de sus hogares, se vieron separados de los suyos sin saber si volverían a verlos nunca. Los calmucos fueron llevados a rastras a estaciones ferroviarias y de allí, fueron enviados a los gulags más lejanos del territorio soviético. Familias enteras fueron metidas en los trenes a la fuerza. Todos fueron tratados con brutalidad; muchos murieron durante el viaje de hambre y frío.

En 1957, ya en la época de Kruschev, los calmucos recuperaron su pasaporte y pudieron volver a su tierra. Pero 14 años de exilio hirieron mortalmente este pueblo, que hoy ha perdido mucho de su idioma y de sus tradiciones.
Hoy la población calmuca apenas llega a los 292.000 habitantes.

Anuncios

Publicado en Elista, Uncategorized

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds

A %d blogueros les gusta esto: