Viaje al corazón de Rusia

La Ciudad del Ajedrez | agosto 11, 2011

Martes, 9 de agosto

El ex presidente de Kalmukia, Kirsan Ilyumzhinov, amaba tanto el ajedrez que en 1993, nada más convertirse en presidente de esta república al borde del Mar Caspio, comenzó a mover los hilos para llevar a Elistá el Campeonato del Mundo de Ajedrez. Tenía tan sólo 31 años y un patrimonio millonario conseguido tras la caída del comunismo, oficialmente a través de una compañía ruso-japonesa de compraventa de coches.

Lo consiguió en 1998 y para ello mandó construir esta Ciudad del Ajedrez.
La acabaron en menos de un año. Desde entonces, funciona como un complejo hotelero y es el lugar donde se disputan torneos de ajedrez a nivel nacional e internacional.
El año pasado, tras 17 años en el poder, Kirsan Ilyumzhinov dejó la presidencia de Kalmukia, quedándose al mando de la Federación Internacional de Ajedrez (Fide), entidad que preside desde 1995.

Ilyumzhinov tiene una historia más que interesante. A los 14 se proclamó campeón de ajedrez y boxeo en Kalmukia. Hijo de calmucos exiliados a Siberia, trabajó cómo mecánico en una fábrica de Elistá. Dicen que posee un avión privado, seis Rolls Royces y una limusina negra en Moscú.
Recientemente ha declarado en el tele que en 1997 fue abducido por los ovnis: los extraterrestres le habrían llevado a dar una vuelta mística por el espacio en su platillo volador (sic).

Su carrera política también tiene un lado oscuro. En junio de 1998, Larisa Yudina, editora de un periódico crítico con Ilyumzhinov, fue asesinada en Elistá. Tras una larga investigación, dos estrechos colaboradores del ahora ex presidente calmuco fueron declarados culpables y encarcelados. Como cabría esperarse, Ilyumzhinov ha negado cualquier relación con el asesinato.

Pese a todo, Ilyumzhinov ha dado un impulso importantísimo a la recuperación de la cultura calmuca y del budismo. Como presidente de la Federación Mundial de Ajedrez, ha invertido cientos de millones de dólares en convertir esta pequeña y empobrecida república en la meca de los jugadores de ajedrez.
Mientras tanto, el ajedrez se ha convertido en una asignatura obligatoria en el colegio.

La estatua de Ostap Bender en Elistá

En la entrada de la ciudadela, hay una plaza dedicada a Ostap Bender, el protagonista de la novela ‘Las doce sillas’.
Es una de las joyas de la literatura soviética. Ostap Bender, el protagonista, es un aristócrata venido a menos con la Revolución de Octubre, que emprende un viaje a través del Cáucaso en búsqueda de doce sillas que esconden el patrimonio familiar: una montaña de diamantes.

La plaza de Ostap Bender y sus 'Doce sillas'

En su intento de hacerse con el botín, Bender, un buscavida individualista, es arrollado por una de sus tantas mentiras y se ve obligado a organizar un torneo simultáneo de ajedrez, pese a que no sabe jugar.
En el libro Bender acaba mal, pero el ex presidente de Kalmukia se ha tomado en serio el reto de este personaje de ficción y lo ha hecho realidad en Elistá, en su Chess City.

Hace muchos años leí este libro, una obra fundamental para entender la cultura y el humor soviéticos. Y no puedo dejar de sonreír ante la estatua de Ostap Bender y la hazaña de este presidente, amante de un juego sagrado para los rusos.

Anuncios

Publicado en Elista, Uncategorized

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds

A %d blogueros les gusta esto: