Viaje al corazón de Rusia

No man’s land: Abjasia | septiembre 2, 2011

Domingo, 21 de agosto

Aleksey , nuestro anfitrión todoterreno, que igual sirve para un roto que para un descosido, nos acompaña en coche hasta la frontera abjasa después de enseñarnos la futura Ciudad Olímpica y el pisito de los agraciados por la lotería olímpica.

En la frontera abjasa con Aleksey

Abjasia es un pequeño país-fantasma que se declaró independiente hace 20 años, el 9 de abril de 1991 para ser exactos. Fue un intento de evitar la anexión a Georgia, que en pleno rifirrafe post-soviético tenía miras sobre este territorio montañoso, que presume de las mejores playas del litoral ex soviético.

En realidad, dentro de la Urss Abjasia siempre había gozado de un estado de amplia autonomía y sus habitantes nunca se habían sentido georgianos, ni hablan georgiano (hablan una lengua propia llamada mengrel y, a diario, hablan ruso).
El caso es que, cuando los abjasos vieron que los georgianos se querían zampar su autonomía, tuvieron la genial idea de declarar oficialmente su independencia.

Las consecuencia de la guerra en Abjasia todavía son visibles

Lo que no esperaban es que sus hermanos georgianos (porque muchos de ellos vivían o veraneaban en Abjasia) estuviesen armando a su gente y preparando una guerra civil que duró más de 400 días y acabó en 1993 con un saldo de más de 8.000 muertos y 10.000 heridos por las dos partes.

Las consecuencia de la guerra en Abjasia todavía son visibles

Hoy sólo Rusia, Venezuela y Nicaragua (y un par de países más, cuyos nombre hasta desconocía: Nauru y Vanuatu) han reconocido Abjasia como un Estado soberano.
Para la comunidad internacional (léase Estados Unidos, que ha plantado los misiles de la Otan en el sur de Georgia, es decir, en el patio ruso), Abjasia no existe y es más bien una apéndice rebelde del amigo georgiano.

http://www.rtve.es/noticias/20090506/otan-comienza-maniobras-georgia-calificadas-rusia-abierta-provocacion/275434.shtml

En realidad, si queremos contar toda la verdad, Abjasia es una provincia encubierta de Rusia, donde se habla ruso, el rublo es la moneda corriente y los soldados rusos controlan la frontera tanto en el norte come en el sur, además de vigilar a los vecinos georgianos por si les da por bombardear otra vez a los civiles en Ossetia del Sur, como ocurrió en 2008.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/09/internacional/1218270936.html

Liza y yo pasamos la frontera de esta ‘no man’s land’ a pie. Para poder visitar este trozo disputado de tierra, he tenido que hacer muchas gestiones burocráticas.
Lo primero: sacarme un carísimo visado multi-entrada a Rusia, porque aunque de facto Abjasia sea de ellos, según la ley entrar a este país equivale a salir al extranjero.

Conseguir el visado abjaso ha sido otra aventura. Abjasia no posee representación diplomática en Moscú, con lo cual he tenido que mandar un correo electrónico a una dirección que aparece en su página web para pedir el visado.
Tras varios intentos, por fin me mandan un papel que me autoriza a entrar al país. Con el papel en la mano, paso la frontera y todos los guardias fronterizos se sorprenden de ver a una italiana entre tanto veraneante ruso y comerciante abjaso que se va de compras a Adler.

Enseguida me avisan que tendré que ir a Sujumi, la capital, para tramitar el verdadero visado (previo pago de 600 rublos, of course, 15 euritos para los corruptos funcionarios locales). O sea que esto tiene segunda parte.
Seguiremos informando…

Anuncios

Publicado en Abjazia, Uncategorized

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds

A %d blogueros les gusta esto: