Viaje al corazón de Rusia

Mis últimas 40 horas de platzkart | septiembre 14, 2011

Domingo, 28 de agosto

Todo en esta vida llega a su fin y también mi estancia en Rusia. Pero en este país no todo es fácil. Paso la frontera entre Abjasia y Rusia a duras penas. Las colas son impresionantes, el caos indescriptible, me empujan, me aplastan, yo a todo esto con flojera, y tras un par de horas de tortura física consigo poner pie otra vez en Rusia.

Pero obviamente la aventura no se acaba aquí. Tras una hora de marshrutka hasta Sochi, me espera todavía un largo viaje: para volver a Moscú y coger mi avión de vuelta, necesito 40 HORAS DE TREN. Sí señores, 40 horas de platzkart (la temible tercera clase) para recorrer 1.358,66 km.

Ya he hablado en este blog de la irracionalidad de los ferrocarriles rusos (https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/07/la-irracionalidad-de-los-ferrocarriles-rusos/)

Pero el tramo Sochi-Moscú supera todas mis expectativas. Es mi despedida y mi último contacto con la realidad rusa.
Vamos a meternos en situación. 40 horas equivalen casi a dos días enteros en el tren, dos días y dos noches para ser más exactos, con un calor tremendo y el terrible olor a col y huevos duros… definir el viaje como horrible sería usar un eufemismo.

El tren parece salido de la época del vapor. Para en todas las estaciones, en algunas hasta dos horas. No se entiende por qué hay que tardar tanto tiempo en recorrer una distancia que en Europa en ningún caso llegaría a las 12 horas.

Y no puedo evitar hacer esta reflexión. Hasta que en Rusia no modernicen los ferrocarriles y no construyan carreteras en condiciones, no habrá avance económico. Por mucha política de gas y petróleo que hagan, por mucho dinero (fácil) que fluya hacia las cajas del Estado y los bolsillos de los oligarcas, un país tan grande sin ferrocarriles y carreteras en condiciones es como un cuerpo si venas ni riego sanguíneo. Y esto tiene una lógica consecuencia: necrosis.

Me pregunto cómo pueden crecer los pequeños empresarios, si para recorrer los 300 km. que se paran Volgogrado de Astrakhan necesitan 17 horas de tren. Es un modelo inviable, que condena las pymes a una muerte segura y fomenta los grandes monopolios.
Y que obligas a los viajeros a perder mucho tiempo. ¿Qué sentido tiene todo esto?

Anuncios

1 comentario »

  1. infelizmente, no hay razones para muchísimas cosas en este mundo. en este caso en concreto, brasil, otro bric, sufre del mismo mal.

    Comentario por Estela — septiembre 22, 2011 @ 7:06 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds

A %d blogueros les gusta esto: