Viaje al corazón de Rusia

El caníbal de Murmansk

noviembre 30, 2011
Dejar un comentario

Miércoles, 30 de octubre de 2011

Al volver de Rusia, más de una persona en Madrid me lo comentó.

-Tía, acaban de detener a un caníbal en Rusia que se había comido a su invitado.
¿Cómorrrrrrrrrr?????

Mi sorpresa fue tamaña cuando busqué la noticia en Internet y comprobé que el caníbal había sido arrestado en ¡Murmansk!
El hombre, de 21 años, habría cedido a un deseo tan simple como irrefrenable de “comer carne humana”.
El detenido invitó a la víctima a su domicilio y ni corto, ni perezoso le cortó en pedazos para comérselo.
Durante una semana, cocinó los restos de su presa de diversas formas, tanto en filetes como en salchichas.

En este caso, la víctima había caído en la red a través de una ciber comunidad homosexual.
¡¡Nada a que ver con el Couchsurfing!!
Murmansk fue una de las primeras etapas de mi largo viaje por la Rusia europea.
La familia de Timur nos acogió con mucho cariño y nuestra estancia en la ciudad ártica fue de lo más agradable.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/07/04/de-couchsurfing-en-el-circulo-polar-artico/

Sin embargo, cuando leo la noticia, puedo evitar pensar que estuve en una casa un poco rara en Piatigorsk, en las puertas del Cáucaso…

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/17/1279/

Anuncios

Publicado en Rusia en Madrid

De vuelta al blog

noviembre 29, 2011
3 comentarios

Svetlana Stalina

Martes, 29 de noviembre de 2011

Pues sí, ya ha llegado la hora de retomar este blog, que no va a ser el mismo, claro está, porque ya no estoy en Rusia.
Pero podría volver a serlo… ¿por qué? En otra entrada os lo cuento.

Por lo pronto, hoy hemos sabido que ha fallecido Svetlana, la única hija de Stalin, la ‘princesita’ del Kremlin.
Tenía 85 años y, tras su huida de la Urss, había cambiado de nombre: Lana Peters.
(¿Se habría inspirado en la otra Lana, Lana Turner?)

Muere Lana Peters, la única hija de Stalin

No tiene que haber sido fácil ser la hija de Josif, un hombre que llevó a cabo su máxima a rajatabla: “Un hombre un problema, ningún hombre ningún problema”.
Svetlana perdió a su madre cuando tenía seis años. Se dice que Nadezha Alliluyeva, la segunda esposa de Stalin, se quitó la vida.
No es difícil imaginar por qué.
Lana llegaría a decir: “No puedes lamentar tu destino, pero si lamento que mi madre no se casara con un carpintero”.

De pequeña su padre solía llamarla “pequeño gorrión”, la trataba con cariño y veían juntos películas estadounidenses.
La ‘princesita’ llegó a convertirse en una verdadera celebridad en su país, algo parecido a Sherley Temple en EE UU.

En 1966 huyó de la Unión Soviética y dejó a los hijos que había tenido con sus primeros dos maridos.
El régimen soviético la tachó de “moralmente desequilibrada” y “enferma” por haber abandonado la Urss en plena Guerra Fría.
“He venido aquí para buscar la libertad de expresión que se me ha negado durante tanto tiempo en Rusia”, dijo nada más aterrizar en Nueva York, en 1967.

En los Estados Unidos escribió dos libros de memorias, se volvió a casar con un arquitecto estadounidense, tuvo una hija, se separó otra vez y finalmente se fue a vivir a Gran Bretaña en 1982.
Cuando en 1984 regresó a Moscú, fue recibida como la “hija pródiga” que nunca debió haberse marchado.
Recuperó entonces su nacionalidad soviética y denunció que realmente no había gozado de libertad ni en Reino Unido ni en EE UU.
Pero en Moscú nunca consiguió sentirse en casa y tras varios peregrinajes, acabó otra vez en EE UU, donde murió sola y pobre.


Publicado en Rusia en Madrid

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds