Viaje al corazón de Rusia

La hospitalidad de los rusos

septiembre 14, 2011
4 comentarios

Llegada a este punto, no paro de sorprenderme de lo acogedores y generosos que han sido los rusos a lo largo de todo este largo viaje.

Nos han brindado todo tipo de delicadezas. Han cocinado para nosotros sus mejores recetas, nos han dejado sus mejores cuartos, nos han preparado el té cuando hacía frío para entrar en calor, o cuando volvíamos de alguna aventura para que compartiéramos con ellos nuestras historias.

Algunos no nos han dejado coger el tren sin entregarnos una cantidad pantagruélica de comida casera.
La madre de Liza fue a comprarnos queso, pescado, tomates, pepinos y hasta cerezas para el viaje a Murmansk.

La madre de Timur, nuestra familia de Murmansk, se pasó la noche en vela para prepararnos dos pollos asados para el viaje.

La madre de Serguey, en Yelets, nos ha hecho los mejores blinys del viaje.

Los maravillosos blynis de la madre de Serguey, en Yelets

Serguey da el toque final a los blinys de su mamma

Danilo, en Astrakhan, nos ha dejado solas en su piso todo el fin de semana, prueba de la enorme confianza que tenía en nosotras.

Y en el mercado nos han invitado a comer sandía gratis.

Andrey, en Elistá, nos ha hecho sentir como en casa.

Hasta la madre de Styopa, nuestro anfitrión de Piatigorsk, nos ha preparado un desayuno a base de patatas fritas, lo único que tenía en casa.

Y Lyusa, en Vladikavlkaz, nos ha recibido con caviar y al día siguiente, ha salido antes del trabajo para ofrecernos una cena deliciosa.

Aleksey y Olya, nuestra familia de Sochi, nos han tenido a cuerpo de rey: todos los días desayuno, comida y cena. Incluso nos han llevado  a casa de amigos de familia, que en un pispás han montado un banquete impresionante sólo para nosotras.

En Abjasia, nos has recibido como reinas en una casa con vistas al mar. Nos han dejado el mejor cuarto y Andrey, nuestro anfitrión del Hospitality Club, ha pagado hasta la cena y las copas.

¿Cómo agradecer tanta hospitalidad y tantos detalles?
Por supuesto, he invitado a todos a Madrid, y teniendo en cuenta que los rusos han empezado a viajar como posesos, preveo un año de mucha visitas en mi piso de Lavapiés.

¡Gracias a todos de corazón!
Спасибо большое!

Anuncios

Mis últimas 40 horas de platzkart

septiembre 14, 2011
1 comentario

Domingo, 28 de agosto

Todo en esta vida llega a su fin y también mi estancia en Rusia. Pero en este país no todo es fácil. Paso la frontera entre Abjasia y Rusia a duras penas. Las colas son impresionantes, el caos indescriptible, me empujan, me aplastan, yo a todo esto con flojera, y tras un par de horas de tortura física consigo poner pie otra vez en Rusia.

Pero obviamente la aventura no se acaba aquí. Tras una hora de marshrutka hasta Sochi, me espera todavía un largo viaje: para volver a Moscú y coger mi avión de vuelta, necesito 40 HORAS DE TREN. Sí señores, 40 horas de platzkart (la temible tercera clase) para recorrer 1.358,66 km.

Ya he hablado en este blog de la irracionalidad de los ferrocarriles rusos (https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/08/07/la-irracionalidad-de-los-ferrocarriles-rusos/)

Pero el tramo Sochi-Moscú supera todas mis expectativas. Es mi despedida y mi último contacto con la realidad rusa.
Vamos a meternos en situación. 40 horas equivalen casi a dos días enteros en el tren, dos días y dos noches para ser más exactos, con un calor tremendo y el terrible olor a col y huevos duros… definir el viaje como horrible sería usar un eufemismo.

El tren parece salido de la época del vapor. Para en todas las estaciones, en algunas hasta dos horas. No se entiende por qué hay que tardar tanto tiempo en recorrer una distancia que en Europa en ningún caso llegaría a las 12 horas.

Y no puedo evitar hacer esta reflexión. Hasta que en Rusia no modernicen los ferrocarriles y no construyan carreteras en condiciones, no habrá avance económico. Por mucha política de gas y petróleo que hagan, por mucho dinero (fácil) que fluya hacia las cajas del Estado y los bolsillos de los oligarcas, un país tan grande sin ferrocarriles y carreteras en condiciones es como un cuerpo si venas ni riego sanguíneo. Y esto tiene una lógica consecuencia: necrosis.

Me pregunto cómo pueden crecer los pequeños empresarios, si para recorrer los 300 km. que se paran Volgogrado de Astrakhan necesitan 17 horas de tren. Es un modelo inviable, que condena las pymes a una muerte segura y fomenta los grandes monopolios.
Y que obligas a los viajeros a perder mucho tiempo. ¿Qué sentido tiene todo esto?


Un breve paseo por Pitzunda

septiembre 8, 2011
Dejar un comentario

Sábado, 27 de agosto

Visito la localidad de Pitzunda antes de dejar Abjasia.
No tiene mucho interés. La playa es más tranquila y aparentemente más limpia.
Digo aparentemente porque cuando llegamos a Abjasia, Shamil nos avisó del peligro que entraña el mar de Abjasia: la canalización sale directamente al mar, pasando por la playa, y todos los microbios llegan justo donde se bañan los turistas, y suelen causar fiebres y fuertes diarreas.
Puedo dar fe de ello. Pese a no haber mojado la cabeza en el agua del mar, he sido víctima del mal de Abjasia un par de días…

La playa de Pitzunda está más vacía y parece más limpia, pero por eso digo, sólo lo parece. Y hay unos cuantos edificios estilo Benidorm en la orilla.
Pitzunda no merecería ni un post si no fuese por un interesante detalle. Para acceder a la playa hay que pagar 10 rublos (25 céntimos). Y un abjaso de edad avanzada se encarga de cobrar religiosamente esta pequeña tasa ecológica.

Como en Benidorm

–       ¿Para qué se recoge este dinero?

–       Es una zona protegida.

–       ¿Y cómo se va a emplear?

–       Para que los uzbecos limpien la playa.

–       ¿Los uzbecos? ¿Y los abjasos qué hacen?

–       Nada, son vagos, no les gusta trabajar.

Cuando se entera de que vivo en España, se le iluminan los ojos. Me empieza a contar que los abjasos se sienten muy cerca de los vascos, que son pueblos hermanados, que comparten la misma causa…

–       Pero los vascos trabajan mucho. El banco principal de España es vasco. Los vascos son todo menos vagos.

–       Ya. Yo me refería a que nos parecemos por la cuestión de la lucha por la independencia…

Bayas abjasas

No es la primera persona que me alaba por vivir en el país de los vascos. Eteri también mencionó el tema el primer día. Les da igual que sea italiana. Sólo por vivir “en el país de los vascos”, soy persona grata.
¡Lo que se aprende viajando!


Publicado en Abjazia, Uncategorized

Elecciones en un país que no existe

septiembre 8, 2011
Dejar un comentario

Viernes, 26 de agosto

Al final las previsiones más agoreras no se han cumplido. Las elecciones en Abjasia han discurrido de la forma más tranquila. Nada que ver con lo que pasó en 2004, en las que Rusia apoyaba al primer ministro, Raul Jadzhimba, mientras que la Corte Suprema declaró ganador al empresario Serguey Bagapsh, recientemente fallecido en un hospital de Moscú.

Un colegio electoral de Gagre por fuera

Como si de una telenovela se tratara, en 2004 los partidarios de Khadjimba tomaron el edificio del Parlamento, mientras que los de Bagapsh hicieron lo mismo con un canal de televisión. Para evitar mayores problemas, Ardzinba reemplazó a Khadjimba por Nodar Khashba.

El 12 de noviembre de 2004, partidarios de Bagapsh tomaron la sede de Gobierno y Khashba tuvo que huir. En este desorden, la lingüista abjasa y partidaria de Bagapsh, Tamara Shakryl, fue asesinada, dicen que por la guardia de Ardzinba.

El ex presidente Bagapsh, fallecido a finales de mayo en un hospital de Moscú tras una oporación a un pulmón

Rusia dejó en claro que intervendría directamente en Abjasia si sus intereses en la zona se verían afectados por el caos y acusó a Bagapsh de ser el responsable de la situación. Georgia, por su parte, reaccionó declarando que nuevamente Rusia se intrometía en asuntos internos del país.

El 14 de noviembre, Khashba, acusado por los familiares de Shakryl de ser el responsable de su muerte, se refugió en los cuarteles centrales de las tropas de paz de Rusia, en Sujumi. La tensión continuó hasta el 7 de diciembre, día en que Bagapsh asumió su cargo. Éste llegó a un acuerdo con Khadjimba para formar un Gobierno en el que Khadjimba asumiera la vicepresidencia. El nuevo gobierno fue aprobado con un 90% de los votos y tomo posesión el 12 de febrero de 2005, poniendo fin a esta crisis.
Fin de la telenovela.

El ganador de estos comicios, Aleksandr Ankvab

Esta vez no ha habido atentados, ni peleas entre los candidatos, ni ha tenido que intervenir la Corte Suprema. Contra todas expectativas, Alexandr Ankvab ha conseguido el 55% de los votos y se convertirá dentro de un mes en el tercer presidente en la historia de esta región separatista. Raul Jadzhimba, considerado el favorito, tendrá que esperar otra ocasión para coronar sus sueños presidenciales. Se consuela diciendo: “Durante las elecciones fueron utilizada tecnologías de falsificación. Estos comicios volvieron a mostrar que el proceso de engaño continúa”.

La verdad es que muy poca tecnología había en el colegio electoral que he visitado, donde todo se hacía como antaño, a mano, y la urna era de plástico transparente.

Más de cien observadores extranjeros (y una servidora, por libre, con su Nikon D 90) han supervisado la votación. Abjasia ha denunciado que Georgia ha hecho todo lo posible para convencer a los parlamentarios europeos a que no acudieran a los comicios.

EE UU, como no, ha calificado de “ilegítimas” las elecciones presidenciales en Abjasia y de paso ha reafirmado su apoyo “a la integridad territorial de Georgia”. ¿Tendrán que ver estas declaraciones con las maniobras de la Otan en territorio georgiano? (pregunta retórica, of course).

Por su parte, Dimitrii Medvedev, el presidente de Rusia, ha felicitado a Ankvab nada más conocer los resultados, y ha declarado que Abjasia puede confiar el apoyo multilateral de Rusia. He estado reflexionado sobre el concepto de “multilateral” y, teniendo en cuenta que Rusia está más sola que la una en la arena internacional, he llegado a la conclusión de que Medvedev se refería al único loco que ha reconocido la república: Hugo Chávez.


Publicado en Abjazia, Uncategorized

El banquete de Eteri

septiembre 6, 2011
1 comentario

Jueves, 25 de agosto

Andrey me comenta que Eteri celebra hoy su cumpleaños. Cuando intento felicitarla, ello lo niega rotundamente, pero se pasa el día entero en la cocina preparando guisos georgianos y abjasos para el banquete de la noche.

Las chicas de la casa quedamos en el único hipermercado de Gagre para comprarle un regalo. La consigna de Shamil y Andrey, que la conocen hacen años, es la siguiente: “Eteri es una mujer práctica, hay que regalarle algo útil”.

Decidimos comprar para Eteri algo útil como este moderno recoge-peras

Recoge-peras de última generación

Shamil me cuenta que el año pasado le regalaron una sartén de las buenas y que no la ha usado ni una vez.

–       Sigue en su envoltorio desde el año pasado, me dice Shamil.

–       Yo no entiendo a las personas que no usan las cosas de calidad y que las guardan a saber para cuándo, y luego se mueren y nunca la han usado, respondo.

–       En el caso de Eteri, está justificado. Ella antes tenía en casa mucha vajilla y otros objetos de valor. Después de la guerra, tuvo que vender poco a poco todo su ajuar y todo lo demás para dar de comer a sus dos hijos. Por eso ahora lo guarda todo. Es previsora, sabe que la suerte puede dar otro vuelco y quiere tener un pequeño seguro de vida, aunque sea.

Sabedoras de su historia, concordamos en regalarle un set de ollas, que tampoco va a usar, pero tienen una caja bonita… Además, compramos una tarta y un ramo de flores.
Eteri es viuda y tiene una pensión de 4.000 rublos (100 euros), que redondea alquilando cuartos en su casa.

Nos prepara una cena exquisita, con platos elaborados a base de carne, berenjenas, perejil y avellanas, que recuerdan la comida libanesa.

Una vez más doy las gracias al Couchsurfing, este invento grandioso que me permite sentirme tan cerca de completos desconocidos y compartir con ellos un trozo de intimidad.


Publicado en Abjazia, Uncategorized

Los atardeceres en las terrazas de Eteri

septiembre 6, 2011
Dejar un comentario

Jueves, 25 de agosto

Todas las tardes los chicos que viven en la casa de Eteri contemplan este maravilloso espectáculo de la naturaleza que se llama ocaso.

Una palabra por cierto que se emplea poco en España, y que sin embargo me llena la boca y los sentidos.

Ocaso. Día tras día, Andrey, Shamil, Natasha, Sveta y Dima interrumpen sus tareas por un rato para mirar este tripudio de colores y hacer algunas fotos.

Es un pequeño ritual diario al que, por supuesto, nos sumamos con gusto.


Publicado en Abjazia, Uncategorized

Más kitsch en Abjasia

septiembre 6, 2011
Dejar un comentario

Miércoles, 24 de agosto

En lo alto de una montaña una chica con traje plateado, modelito ‘Star Wars’, posa delante de una cámara, muy satisfecha por la experiencia. Al rato baja y sube otra. Y otra. Y otra.

Tras Sochi y Adler, pensaba que había alcanzado el nivel máximo de kitsch y que en Abjasia iba a ser diferente.

Pero se me olvidaba un detalle. Todo Sochi está lleno de agencias que ofrecen una excursión de un día a Abjasia, al más puro estilo japonés, o sea llego a un sitio, me hago la foto rodeado de cientos de turistas y me voy.

Cometo la imprudencia de irme de excursión la lago Ritza, un lugar majestuoso en el medio de las montañas de Abjasia. Me comentan que es la única forma de conocer este sitio, en una excursión en 4×4, porque no hay buses que hacen este recorrido.
Y efectivamente, el camino es maravilloso.

Lo que no me cuentan es que TODOS los turistas rusos que viajan a lo borrego, los mismos y que toman el sol en una rampa de cemento en Sochi y que compran souvenirs horrorosos, se han apuntado a la excursión ese mismo día y a la misma hora.

Por mucha literatura que emplee y muchas fotos que cuelgue, no es posible dar una idea fidedigna de aquello. Turistas en tropel se empujan para tomar una foto, probar la miel (gratis) y el vino de Abjasia (gratis).

Todos los libros de Martin Parr no llegan a sintetizar esta orgía consumista que me hace desear huir lejos, muy lejos de aquí.

En el Lago Azul, la situación alcanza la cota máxima de surrealismo. Hay tanta gente que apenas se ve el lago. Un señor se dedica a hacer fotos a los turistas por 50 rublos. “Dos pavos reales cuestan igual que uno”, repite constantemente, a la par que regaña a los turistas que se meten en su piedra: “Ésta es la piedra de pago. Si quieren tomarse una foto, váyanse a una piedra gratis o abónenme los 50 rublos”, grita echando a los intrusos con las manos.

Hay osos y otros animales embalsamados; trajes y coches de la época; estatuas de neandertales abjasos… y todo para tunear a los turistas y para que se hagan una foto (de pago) más.

Pese a todo, el paisaje es espectacular: las montañas superan los 2.000 metros, la vegetación es increíblemente tupida; hay ríos, lagos y de fondo, el mar.
Por momentos, cuando consigo aislarme del entorno e ignorar la masa informe de turistas que me rodea, parece que estamos entre las montañas de Suiza.
La Suiza del Cáucaso.


Publicado en Abjazia, Uncategorized

Liza por fin conoce a E.T.

septiembre 5, 2011
Dejar un comentario

Martes, 23 de agosto

En Abjasia tenía que suceder. Por fin Liza y yo vemos la peli E.T. en el cuarto de Eteri, con los cascos puestos porque nuestros Van Damme se acuestan temprano para ir a volar y no queremos molestar el sueño de los valientes.

Ahora Liza entiende por fin lo de “Teléfono casa”. Por fin es poseedora de esta parte de nuestra cultura occidental.

https://viajealcorazonderusia.wordpress.com/2011/07/23/popeye-y-e-t-en-la-ex-urss/

Le pregunto si le ha gustado y me dice que sí, pero no la veo muy convencida.
Yo, que no veía la peli desde la época de la más tierna infancia, me he quedado con que E.T., más que una película sobre extraterrestres, es un filme sobre el amor hacia lo diferente y potencialmente enemigo.

Me quedo con que el cariño de los niños está por encima de la deformidad de E.T.
O sea, que en edad adulta me resulta una película de amor. ¿Seré cursi?

P.D.
Lo sospechaba hace tiempo, pero ahora estoy segura de ello. Liza tampoco conoce a los pitufos. Nunca llegaron hasta la Urss. Le acabo de poner un trocito en santo Youtube y se ha quedado a cuadros…


Publicado en Abjazia, Uncategorized

A vueltas con el surrealismo. El visado abjaso, parte 2

septiembre 5, 2011
Dejar un comentario

Lunes, 22 de agosto

En Sujumi aprovecho para hacer el visado, requisito fundamental para poder dejar en unos días esta linda república no reconocida internacionalmente.
Todo el Gobierno de Abjasia cabe en un solo edificio, en el que están todos los ministerios.

Todos los ministerios de Abjasia caben en este edificio

Por cierto, desde hace tres meses en Abjasia hay un Gobierno interino, porque el presidente Serguei Bagapsh, muy querido por su pueblo, ha dejado este mundo a la edad de 62 años. Ocurrió a finales de mayo en un hospital de Moscú, después de ser sometido a una operación del pulmón.
Es decir, que el 26 de agosto habrá elecciones en Abjasia y los pesimistas temen atentados terroristas y guerrilla.

Ex palacio presidencial

Dicho sea de paso, en 2004 las elecciones acabaron como el rosario de la aurora, con el candidato pro-ruso tomando el edificio del parlamento, y el ganador, reconicido por la Corte Suprema, encerrado en la tele de Abajasia.

http://www.elmundo.es/elmundo/2004/10/30/internacional/1099135155.html

Volviendo a nuestros asuntos mundanos, en el edificio de los ministerios hay pereryv, es decir, que los funcionarios están comiendo. Aprovechamos para probar la haute cuisine del comedor, un sitio inmundo donde sirven con diferencia la peor comida que he probado en Rusia.

'Haute cuisine' ministerial

Y cuando digo inmundo, me refiero especialmente a los servicios que utilizan a diario los funcionarios de los ministerios. Parece que no haber sido limpiados desde el fin de la guerra (1993). Inmundos, nauseabundos, repugnantes, mugrientos, asquerosos… no me gustaría trabajar en este edificio, sinceramente.

Lo más gracioso es que las funcionarias del los ministerios van vestidas elegantemente, lucen tacones y maquillaje. Pero cuando cruzan la puerta del baño, penetran en una dimensión tercermundistas que nada tiene que ver con su atuendo exquisito.
Y qué decir de los pasillos: se caen a cachos, igual que los edificios de Sujumi. En uno de los vestíbulo está la sede central de la oficina de correos. No tengo palabras para describirlo. Ni en la India de principios de los años 90 he visto nada parecido.

Cuando por fin los funcionarios comienzan a trabajar, me envían al banco (por cierto, una temible oficina de Sberbank, con añadida la frase “de Abjasia”). Obviamente, en el banco también tiene pereryv y me toca esperar otra hora bajo un sol de justicia.

Al final (y después de pagar 600 rublos, es decir, 15 euros) consigo el dichoso papel y saco las siguientes conclusiones.
Abjasia parece una provincia no oficial de Rusia. Todos los carteles están en tres idiomas: abjaso, ruso e ¡¡inglés!!

Su moneda es el rublo. Los soldados rusos controlan su frontera. Lo único abjaso es la red de telefonía móvil y las matrículas de los coches.

Medvedev ya ha dejado caer que le gustaría “arrendar” (sic) durante 40 años la zona norte de Abjasia, la que colinda con Adler y Sochi, por aquello de la seguridad de los Juegos Olímpicos de Invierno. O sea que eso huele a anexión encubierta, digo yo.

Princess Little Miss Planet 2011 es... ¡¡de Abjasia!!!


Publicado en Abjazia, Uncategorized

Sujumi, la capital destruida

septiembre 5, 2011
Dejar un comentario

Lunes, 22 de agosto

Si Gagre parecía una ciudad herida, Sujumi, la capital de Abjazia, es el retrato mismo de la destrucción. 18 años después del fin de la guerra, Sujumi mantiene el semblante de ciudad bombardeada.

El viaje en marshrutka a la capital de Abjasia es precioso y horroroso a la vez.
El paisaje es maravilloso. La carretera atraviesa a lo largo de la costa la mitad del país, que es montañoso en un 70%. Pero la forma de conducir en Abjasia es cuando menos peculiar.
Hay decenas de vacas en el medio de la calzada, como si de la India se tratara. El conductor las sortea a toda velocidad sosteniendo el volante con una sola mano, al mismo tiempo que habla por teléfono, escribe sms y fuma de forma compulsiva (todo a la vez).
“¿Sabes por qué están en el medio?”, me pregunta un militar ruso que viaja a mi lado. “Porque en la carretera no hay moscas”.

La ciudad tuvo que ser muy bonita antes de la guerra de 1992.

http://www.circassianworld.com/Georgian_Abkhazian_Conflict.html

http://www.redcross.int/ES/mag/magazine2000_1/abkhazie_es.html

Hoy muchos edificios siguen destruidos. En muchas fachadas se pueden apreciar los impactos de las balas de mortero. En el suelo todavía pueden verse escombros.

La antigua sede del palacio presidencial se ha quedado tal cual. Sujumi cayó el 27 de septiembre de 1993. Se estima que más de 10.000 personas murieron durante el conflicto y que entre 250.000 y 300.000 huyeron de Abjasia.

Cerca del palacio, están las tumbas de los caídos durante la guerra de independencia, en el centro de la ciudad. Todo recuerda la guerra en esta ciudad, pese a que la vegetación tropical suavice el efecto desastre.


Publicado en Abjazia, Uncategorized
Página siguiente »

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds