Viaje al corazón de Rusia

La hospitalidad de los rusos

septiembre 14, 2011
4 comentarios

Llegada a este punto, no paro de sorprenderme de lo acogedores y generosos que han sido los rusos a lo largo de todo este largo viaje.

Nos han brindado todo tipo de delicadezas. Han cocinado para nosotros sus mejores recetas, nos han dejado sus mejores cuartos, nos han preparado el té cuando hacía frío para entrar en calor, o cuando volvíamos de alguna aventura para que compartiéramos con ellos nuestras historias.

Algunos no nos han dejado coger el tren sin entregarnos una cantidad pantagruélica de comida casera.
La madre de Liza fue a comprarnos queso, pescado, tomates, pepinos y hasta cerezas para el viaje a Murmansk.

La madre de Timur, nuestra familia de Murmansk, se pasó la noche en vela para prepararnos dos pollos asados para el viaje.

La madre de Serguey, en Yelets, nos ha hecho los mejores blinys del viaje.

Los maravillosos blynis de la madre de Serguey, en Yelets

Serguey da el toque final a los blinys de su mamma

Danilo, en Astrakhan, nos ha dejado solas en su piso todo el fin de semana, prueba de la enorme confianza que tenía en nosotras.

Y en el mercado nos han invitado a comer sandía gratis.

Andrey, en Elistá, nos ha hecho sentir como en casa.

Hasta la madre de Styopa, nuestro anfitrión de Piatigorsk, nos ha preparado un desayuno a base de patatas fritas, lo único que tenía en casa.

Y Lyusa, en Vladikavlkaz, nos ha recibido con caviar y al día siguiente, ha salido antes del trabajo para ofrecernos una cena deliciosa.

Aleksey y Olya, nuestra familia de Sochi, nos han tenido a cuerpo de rey: todos los días desayuno, comida y cena. Incluso nos han llevado  a casa de amigos de familia, que en un pispás han montado un banquete impresionante sólo para nosotras.

En Abjasia, nos has recibido como reinas en una casa con vistas al mar. Nos han dejado el mejor cuarto y Andrey, nuestro anfitrión del Hospitality Club, ha pagado hasta la cena y las copas.

¿Cómo agradecer tanta hospitalidad y tantos detalles?
Por supuesto, he invitado a todos a Madrid, y teniendo en cuenta que los rusos han empezado a viajar como posesos, preveo un año de mucha visitas en mi piso de Lavapiés.

¡Gracias a todos de corazón!
Спасибо большое!


En la tele de Murmansk

julio 6, 2011
1 comentario

Martes 5 de julio

Hoy a las 17.00 he salido en la tele local de Murmansk, en el Canal 21. Bueno, al menos es lo que me ha dicho Marina, la periodista que me ha entrevistado por la calle.

El tema del reportaje: sueles decir tacos y estás de acuerdo con la multa de 200 rublos (5 euros) que quieren imponer a los malhablados.
En fin, cómo explicarle que en España se usan tacos cada dos o tres frases… cómo traducirle bonitas expresiones como ‘de puta madre’ o ‘me cago en la puta’.

Por cierto, cuando llegué a España en 1998, venía con un castellano muy latinoamericano lleno de ‘mi cielo’, ‘mi vida’, mi amor’ y ‘corasón’.
El impacto con la jerga madrileña fue bastante traumático, debo de reconocer.
Recuerdo perfectamente un episodio. Estaba en la sección de local de El País y no me salía una entrevista. Después de varios intentos, brotó de mi alma un profundo ‘me cago en la puta’. La sección se paralizó por un momento, todas las miradas se dirigieron hacia mí.

–          Valeria, pero cómo hablas, me dijo Jan, el jefe de sección.

–          Pues igual que vosotros. Llevo semanas escuchando ‘me cago en eso, me cago en lo otro’. Yo soy como una esponja. Se me ha pegado.

No les quedó más remedio que darme la razón, pero admitieron que cuando una extranjera dice tacos con acento napolitano, todo parece más fuerte.

Desde entonces yo también me he vuelto muy malhablada. A veces me veo desde fuera y me horrorizo. Pero a los extranjeros nos pasa eso: se nos pega todo.

Hay otro detalle que también me llama la atención: lo difícil que es para un extranjero aprender a usar el ‘de puta madre’. Porque en mi primer año en Madrid me pasaron cosas muy raras. Por ejemplo, durante una charla de pasillo, tras una rueda de prensa, el entonces ministro de Presidencia Pío Cabanillas repetía una y otra vez “de puta madre”  y nadie se escandalizaba.
Sin embargo, un día, cuando estaba en Negocios, me fui a hacer una entrevista a los ejecutivos de una multinacional del sector de las telecomunicaciones. Tras aguantar media hora de autobombo, les solté ni corta ni perezosa: “Todo esto que me habéis contado está de puta madre, pero ahora vamos a empezar la entrevista en serio”. El ambiente se enrareció de repente. Y yo sin entender por qué Pío Cabanillas puede decir “de puta madre” y yo no…
¡Qué complicado es ser periodista en el extranjero!


Publicado en Murmansk, Uncategorized

No sólo en Roma

julio 6, 2011
Dejar un comentario

Martes 5 de julio

Este post va dirigido sobre todo a los italianos que me leen o a la gente que conoce bien Roma.
Ragazzi, aquí también dejan candados en las verjas para sellar el amor eterno.
Me temo que el Puente Milvio no tiene la exclusiva.
Che facciamo?


Publicado en Murmansk, Uncategorized

El rompehielos atómico

julio 6, 2011
Dejar un comentario

Martes 5 de julio

Murmansk cuenta en la actualidad con una decena de rompehielos atómicos. Son barcos enormes, más altos que un edificio de 10 plantas y más potentes que un pelotón de tanques. Se usan en invierno para despejar las rutas marítimas y comerciales, y funcionan con energía nuclear. De hecho, cada uno de ellos lleva uno o dos reactores atómicos a bordo.

El de la foto es el rompehielos Lenin, el primero que se construyó en la Urss. Fue botado en 1959 y destinado a abrir paso a caravanas de buques por la llamada Vía Marítima del Norte, de oeste al este de la URSS a través del océano Glacial Ártico.

Los datos hablan por sí solos. Con 134 metros de largo, 27,6 de ancho y 16,1 de altura y 10,5 metros de calado, el Lenin tenía una tripulación de 243 personas y desarrollaba una velocidad de hasta 18 nudos (unos 33 kilómetros por hora).
Durante los 30 años de su funcionamiento, el rompehielos recorrió 654.400 millas marítimas (de ellas, 563.600 entre los hielos) y abrió paso a 3.741 barcos, sin haber sufrido ningún accidente a bordo.

¡Ojo al teléfono de emergencia!

En 1989 dejó de funcionar por obsoleto y en 2009 lo han convertido en un museo, dentro de un programa cofinanciado por la Unión Europea. El barco acoge un museo de la flota atómica civil y de la conquista del Ártico y un centro de información sobre asuntos de seguridad nuclear y de radiación. También dispone de una cabina de observación de los reactores nucleares, ya desactivados.

Al llegar esta mañana, nos hemos enterado de que los lunes y los martes el museo está cerrado. Sin embargo Artur, el responsable de seguridad, ha accedido a enseñarnos el rompehielos por dentro de extranjis. Eso sí, después me ha pedido el correo electrónico, por si un día va a Madrid.

Artur, nuestro héroe

En Rusia todo impresiona: la inmensidad de las distancias; lo salvaje que es el clima; lo ingenioso que es el ser humano. Porque sólo en la patria de los ingenieros podían pergeñar algo tan diabólicamente efectivo como el rompehielos atómico.


Publicado en Murmansk, Uncategorized

Alyosha, el testigo mudo del horror

julio 6, 2011
Dejar un comentario

Lunes 4 de julio

Han pasado 66 años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, pero Rusia no olvida a sus 20 millones de muertos, entre soldados y civiles. La llaman la Gran Guerra Patriótica y en Murmansk, como en muchas ciudades de la Urss, fue muy cruenta. La ciudad fue destruida por completo y hubo miles de víctimas.

En homenaje a los caídos, en 1974 construyeron esta estatua. Se llama Alyosha, está hecha de cemento y mide 35 metros. Está cerca del lago Semyonovskoe, en lo alto de una colina de la que se puede divisar el puerto del Murmansk y toda la ciudad.

Visitamos el lugar junto a Timur, nuestro anfitrión. Allí nos encontramos con unos amigos que están rodando un anuncio comercial para la página web de su tienda de deportes. Tienen hasta steadycam. El tema del video es… cómo jugar con el yo-yo profesional.
También ruedan otro video sobre un skateboard especial llamado longboard. Ni idea de la diferencia (http://en.wikipedia.org/wiki/Longboard_%28skateboard%29).

Lo que se aprende en Murmansk…


Publicado en Murmansk, Uncategorized

Rectifico: comida cara, no necesariamente triste

julio 6, 2011
Dejar un comentario

Martes 5 de julio

Nada más llegar a Murmank he entendido una cosa muy importante al pisar un supermercado. No es que la comida en Rusia sea triste, sino que la gente no tiene dinero para comprarla.
Porque en los supermercados hay de todo, hasta la pasta Barilla o el parmesano. Y en los quioscos de los azerbaiyanos venden una gran variedad de fruta fresca en una región la tierra produce poco o nada por causa de las eternas heladas invernales.
Todo llega al mercado, pero a unos precios prohibitivos.

La comida en Murmansk cuesta igual o más que en Madrid, mientras el sueldo medio es mucho más bajo que en España. Un bedel puede ganar escasos 200 euros al mes; un médico o un profesor, 400 euros a lo sumo; aunque según las estadísticas oficiales, el sueldo medio ronda los 600 euros.
Los alquileres son altos y las hipotecas también. La madre de Timur acaba de comprar un piso de dos cuartos por 38.000 euros. Éstos son los precios en Murmansk, en el norte, donde los trabajadores tienen suplementos de hasta un 70% para compensar las condiciones climática extremas y el hecho de estar tan lejos de todo.

Eso explica por qué los rusos comen pepinos de primero y pepinos de segundo plato. Evidentemente estoy exagerando, pero no dejo de preguntarme cómo pueden llegar  a fin de mes con estos precios.

Los quioscos de los azerbaiyanos venden una gran variedad de fruta fresca


Publicado en Murmansk, Uncategorized

El día polar (polyarny denh)

julio 5, 2011
2 comentarios

Lunes 4 de julio

En el norte de Rusia hay noches blancas y día polar.
Las noches blancas son las de San Petersburgo (ya veréis las fotos), cuando hay luz durante casi toda la noche, pero el sol se pone tras el horizonte en algún momento de la madrugada.
El día polar, en cambio, es un fenómeno propio del Círculo Polar Ártico. El sol no se pone nunca durante dos meses (desde el 22 de mayo hasta el 22 de julio) y da la vueltaen el cielo constantemente.

Estas fotos las he tomado entre las 24.00 horas y la 1.00 de la madrugada.
Cada vez que Liza y yo nos metemos en la cama a eso de las 3.00 am, nos entra la risa floja porque es imposible dormir.

Por cierto, Liza como ciudadana orgullosa de San Petersburgo defiende sus noches blancas a todo trapo, pero sabe que no hay nada que hacer.
Día polar-noches blancas es un clarísimo 1-0.

Hace una semana que no duermo más de 5 ó 6 horas por noche. Siempre deseé conocer el día polar y las noches blancas. Así que no me voy a quejar de la falta de sueño.
Solo remarcar que hay que pillar un día soleado para apreciar el día polar en todo su esplendor. Cuando las nubes espesas cubren el cielo, apenas se aprecia la belleza de ese fenómeno.

Eso sí, el tiempo en Murmansk cambia muy rápidamente por causa del viento. Dicen que un día soleado y cálido puede acabar con nieve. Hoy, después de tomar esas fotos, ha empezado a llover, prueba de que en Murmansk no te puedes fiar del tiempo.


Publicado en Murmansk, Uncategorized

Un trozo del Kursk

julio 4, 2011
1 comentario

Domingo 3 de julio

En 2009 han colocado en Murmansk este monumento en memoria de todos los submarinistas que han caído en tiempo de paz.
Lo que se ve en la foto es la cabina del Kursk, el submarino nuclear que se hundió hace 11 años,llevándose hasta el fondo del mar a sus 118 tripulantes.

Muchos recordarán aquel verano agónico en el que los equipos de rescate esperaban que hubiese gente con vida dentro del submarino, 10 días después del hundimiento. Tardaron 10 días en abrir la escotilla. Y un año en recuperar el casco del submarino.

Hoy el morro ha sido transformado en monumento.Pero el monumento no está dedicado sólo a las víctimas del Kursk, sino a todos los submarinistas que han fallecido en operaciones no bélicas. Y la verdad que son muchos… la lista es larga, como se ve en la foto de abajo.


Publicado en Murmansk, Uncategorized

EL PP (puto patronímico)

julio 4, 2011
2 comentarios

Domingo 3 de julio

Lyuba Aubekirovna y Alexander Sergeevich

De por sí es difícil hablar ruso, después de tantos años de inactividad, y recordar todos los nombres de las personas que nos vamos encontrando por el camino. Pero los patronímicos, ésos sí que me matan.

Los rusos no se llaman sólo por sus nombres.
Lyuba, la madre de nuestro anfitrión en Murmansk, es Lyuba Aubekirovna, es decir, la hija de Aubekir.
Su marido es Alexander Sergeevich (“¡como Alexander Sergeevich Pushkin!”).
Olga, la directora del museo del Gulag, en Solovki, era Olga Vladimirovna… y un largo etcétera.

Nada más llegar a San Petersburgo, la madre de Liza me regañó educadamente porque me dirigía a ella como Larissa.

–         Para ti soy Larissa Vasilevna, porque tú y yo no somos de la misma generación. Yo soy mayor que tú, podría ser tu madre, así que tienes que dirigirte a mí como Larissa Vasilevna. Llamarme simplemente Larissa se considera una falta de respeto.

–         ¿Hoy día también?

–         Hoy día también. Y mi marido es Alexander Fiodorovich, no simplemente Alexander.

–         Vale…

Desde entonces, mi cerebro intenta recordar desesperadamente nombres, patronímicos, diminutivos, apellidos… os juro que es una tortura cerebral.
Eso sí, a partir de ahora me gustaría que me llamasen Valeria Yakovlevna.
Es lo mínimo. Me lo merezco…


¡Feliz vapor!

julio 4, 2011
Dejar un comentario

La banya

Sábado 2 de julio

C лëгким пaром! ¡Feliz vapor!
Es lo que te dicen en Rusia cuando sales de la banya, la sauna de 100º donde aguantan sólo ellos, porque yo al minuto dos he tenido que salir cual gamba cocida y refugiarme en la sauna finlandesa, donde sólo hacían 60º.

La banyaes una auténtica religión para los rusos. Pueden pasarse el día entero entre los 100º de la sauna y los 5º de la piscina de agua helada. Además, se fustigan con el venik, una pequeña escoba de ramas de abedul que supuestamente reactiva la circulación y funciona como peeling natural. También utilizan el café para hacerse el peeling.

Yo he hecho un programa mínimo. No hay quien aguante ese calor, el agua está  demasiado fría y el venik duele.
En cuanto a lo de ‘c лëгким пaром!’, buen vapor… me ha costado media hora de conversación con dos matronas de Murmansk entender qué significa exactamente. Porque te los dicen de dos formas distinas: antes de entrar a la sauna y cuando sales.
Viene a ser algo así como: ‘Espero que hayas disfrutado de la sauna y que el vapor caliente haya sido suave, que te sientas relajada y ligera como una hoja de abedul’. Creo que eso, hemos discutido largo y tendido sobre esta frase, que es también el título de una de las películas más querida por los rusos.

Por cierto, ir a la banyaes un buen ejercicio para la autoestima. Los cuerpos elefantiacos de las marujas rusas te hacen sentir como una sílfide… ¡¡qué pena que no haya podido fotografiarlas!!

 


Publicado en Murmansk, Uncategorized
Página siguiente »

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds