Viaje al corazón de Rusia

La hospitalidad de los rusos

septiembre 14, 2011
4 comentarios

Llegada a este punto, no paro de sorprenderme de lo acogedores y generosos que han sido los rusos a lo largo de todo este largo viaje.

Nos han brindado todo tipo de delicadezas. Han cocinado para nosotros sus mejores recetas, nos han dejado sus mejores cuartos, nos han preparado el té cuando hacía frío para entrar en calor, o cuando volvíamos de alguna aventura para que compartiéramos con ellos nuestras historias.

Algunos no nos han dejado coger el tren sin entregarnos una cantidad pantagruélica de comida casera.
La madre de Liza fue a comprarnos queso, pescado, tomates, pepinos y hasta cerezas para el viaje a Murmansk.

La madre de Timur, nuestra familia de Murmansk, se pasó la noche en vela para prepararnos dos pollos asados para el viaje.

La madre de Serguey, en Yelets, nos ha hecho los mejores blinys del viaje.

Los maravillosos blynis de la madre de Serguey, en Yelets

Serguey da el toque final a los blinys de su mamma

Danilo, en Astrakhan, nos ha dejado solas en su piso todo el fin de semana, prueba de la enorme confianza que tenía en nosotras.

Y en el mercado nos han invitado a comer sandía gratis.

Andrey, en Elistá, nos ha hecho sentir como en casa.

Hasta la madre de Styopa, nuestro anfitrión de Piatigorsk, nos ha preparado un desayuno a base de patatas fritas, lo único que tenía en casa.

Y Lyusa, en Vladikavlkaz, nos ha recibido con caviar y al día siguiente, ha salido antes del trabajo para ofrecernos una cena deliciosa.

Aleksey y Olya, nuestra familia de Sochi, nos han tenido a cuerpo de rey: todos los días desayuno, comida y cena. Incluso nos han llevado  a casa de amigos de familia, que en un pispás han montado un banquete impresionante sólo para nosotras.

En Abjasia, nos has recibido como reinas en una casa con vistas al mar. Nos han dejado el mejor cuarto y Andrey, nuestro anfitrión del Hospitality Club, ha pagado hasta la cena y las copas.

¿Cómo agradecer tanta hospitalidad y tantos detalles?
Por supuesto, he invitado a todos a Madrid, y teniendo en cuenta que los rusos han empezado a viajar como posesos, preveo un año de mucha visitas en mi piso de Lavapiés.

¡Gracias a todos de corazón!
Спасибо большое!


Mil tipos de manzanas

agosto 3, 2011
1 comentario

Martes, 2 de agosto

El domingo Serguey ha tenido que marcharse a Moscú por trabajo. Alyona, una joven becaria del periódico ‘Bandera Roja’, nos ofrece quedarnos en su casa, un piso de estudiantes de un solo cuarto, donde ella vive con dos compañeras de la facultad, que ahora están de vacaciones.

Alyona nos acoge en su casa

En la cocina de Alyona, durante el desayuno, empieza una conversación en ruso de la que no entiendo ni palabra.

–         ¿Se puede saber de que estáis hablando?

–         De las manzanas, dice Liza.

–         Esto lo había entendido, ¿pero qué de las manzanas?

–         El padre de Marina, cuando nos regaló las manzanas, dijo que eran ‘Antonovka’, pero no son ‘Antonovka’, dice Alyona.

–         ¿Anton…?

–         Claro que no, lo dijo sólo para que Valeria apreciase el regalo, para que pensase que son las manzanas de las que habla Bunin en su relato, responde Liza.

–         ¿Qué relato? ¿Qué manzanas?

–         ‘Antonovsky yabloki’, de Bunin , contesta Liza.

–         Pero no son ‘Antonovski’, son claramente ‘Grushovki’, rebate Alyona.

–         Qué va, son ‘Biely Naliv’, asegura Liza.

–         Puede ser, reconoce Alyona.

Y acto seguido nuestra anfitriona empieza una disertación sobre la diferencia entre las manzanas ‘Gruhovka’ y ‘Biely Naliv’, sin llegar a ninguna conclusión con respecto a nuestras manzanas porque yo me rayo y empiezo a preguntar de qué demonios están hablando.

Liza me explica que en las Tierras Negras había un botánico que estaba loco por las manzanas e hizo muchos injertos, creando muchas nuevas categorías de manzanas. Para la gente de Yelets, este botánico es el Dios de las manzanas. Hasta hay una ciudad que lleva su nombre, Michurinsk.
Por esto en Yelets hay infinitas variedades de manzanas: ‘Antonovka’, ‘Gruhovka’, ‘Biely Naliv’, ‘Dalny Vostochny’, ‘Zolotovka’, ‘Severyanka’, y la lista puede seguir hasta el infinito.


Publicado en Uncategorized, Yelets

Hollywood en Yelets

agosto 3, 2011
Dejar un comentario

Lunes, 1 de agosto

Éste es el barrio donde vive el alcalde y los otros poderes fácticos de la ciudad. Me lo enseña el amigo del padre de Liza lleno de orgullo. Asegura que son los mejores edificios de Yelets.
Me quedo boquiabierta porque sinceramente estos edificios no difieren en nada de las típicas barriadas soviéticas sin glamour que afean el paisaje urbano a lo largo de toda Rusia. Es más, las casitas de madera de mi infancia me resultan mucho más bonitas y apetecibles.

El único bar-pizzeria de Yelets también se llama Hollywood y tiene muchas fotos de actores y famosos colgadas en las paredes. Es un poco surrealista. Nos piden que paguemos la cena por adelantado.

En Hollywood aprovecho para salir del horror que caracteriza a los mochileros. Me hago una pedicura y me doy un masaje.
Y eso, ante muerta que sencilla.


Publicado en Uncategorized, Yelets

Reencuentro con la infancia

agosto 3, 2011
Dejar un comentario

Lunes, 1 de agosto:

Llevo unos días emocionada en esta pequeña ciudad de provincia. Por fin he entendido por qué. En Yelets he encontrado las casitas que nos hacían dibujar de niños en el colegio. Pero luego, cuando salías a la calle, no había estas casitas en las ciudades.
Yo siempre estaba rodeada de edificios de cuatro o cinco plantas.

Casitas en Yelets

Lo primero que me ha llamado la atención en Yelets son estas casitas de madera, pintadas de verde o azul, con ventanas que parecen haber sido dibujadas por la mano de un niño.

Y de repente, entre foto y foto, he entendido por qué me siento tan a gusto aquí.
Es como un reencuentro con mi infancia. Por fin he encontrado las casitas que dibujaba de pequeña y ahora todo tiene sentido, todo vuelve a su sitio.


Publicado en Uncategorized, Yelets

Cuando todo era gratis

agosto 3, 2011
Dejar un comentario

Hace un lustro, el autobus en Yelets era gratis

Domingo, 31 de julio

Hasta hace cinco o seis años, en Yelets el autobús era gratis. Y también los teléfonos en la calle. Esto me cuentan los habitantes de Yelets con una pizca de nostalgia.

“Yelets era el único sitio donde el transporte era gratuito. Cuando la gente visitaba nuestra ciudad, flipaba”, me dice un hombre en el autobús, que hoy cuesta 9 rublos, mucho menos que los 25 rublos de San Petersburgo o los 30 rublos de Moscú.


Publicado en Uncategorized, Yelets

Lenin nunca se fue

agosto 3, 2011
3 comentarios

Lenin en Astrakhan

Domingo, 31 de julio

Pregunto una vez más: ¿quién dijo que habían retirado todas las estatuas del país?

Lenin en Moscú

Lenin en Vladivkavkaz

Yo las veo en todas partes. En una plaza de San Petersburgo; en el metro de Moscú, en Murmansk, donde todos los días aparecen como por milagro flores frescas; y ahora en la plaza principal de Yelets.

Lenin en Murmansk

Lenin vive, ¡larga vida a Lenin!

Estatua de Lenin en Yelets

Lenin en Volgograd

En Elistá a Lenin le han cambiado tres veces de sitio e incluso le han bajado el brazo.

Lenin en Elistá


Como Polifemo

agosto 1, 2011
Dejar un comentario

Domingo, 31 de julio

Me ha dolido en el alma. Cuando he sacado la cámara para hacer una foto, me he dado cuenta de que el tapón del objetivo se había incrustado en el cristal de protección del objetivo.
Se me ha caído una vez más la cámara, pero esta vez parece que la cosa va en serio.
Sólo espero que tenga arreglo. A ver qué me dicen en la siguiente ciudad, porque en Yelets no hay cómo.

Me siento lo más cerca que he estado nunca al cíclope Polifemo. Es como si hubiese perdido mi único ojo, mi tercer ojo.
Duele, pero confío en que no sea nada grave. El cristal del objetivo parece estar intacto. O eso espero.


Publicado en Uncategorized, Yelets

De excursión al Safari Park

agosto 1, 2011
Dejar un comentario

Safari Park en la región de Lipezk

Sábado, 30 de julio

Después de conocer la ecoaldea, nos vamos de excursión todos juntos al Safari Park de Kamenka, un pueblecito cerca de Yelets.

De Safari tiene muy poco, ya que sólo hay avestruces, asnos, vacas y caballos, pero el sitio es espectacular y de momento gratuito.

Los rusos se han adaptado muy bien al consumo de masas y al ocio occidental.
Las familias que acuden a Safari Park no difieren mucho de los domingueros españoles o ingleses.

De repente me siento como si me hubiesen encerrado en un libro de Martin Parr.

(http://www.google.es/search?q=martin+parr&hl=es&biw=1280&bih=647&prmd=ivnso&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=zfw2Tt38KsqWOoy0tewL&ved=0CDkQsAQ)

Una paleta entre los héroes de los cuentos rusos

La fotógrafa fotografiada


Publicado en Uncategorized, Yelets

Ecoaldeas y permacultura en las Tierras Negras

agosto 1, 2011
Dejar un comentario

Sábado, 30 de julio

Un día me pregunto: ¿los rusos se habrán vuelto ecologistas, ahora que ya se han liberado de la esclavitud de las colas y no tienen que preocuparse única y exclusivamente de llenar la barriga?
Pues sí, algunos, una minoría, pero la cosa ya empieza a cuajar.

En Internet encuentro una página sobre permacultura y descubro que a escasos kilómetros de Yelets ya existen unas cuantas ecoaldeas.
Y allí me voy, con Liza, nuestro anfitrión del Couchsurfing, Serguey, y dos amigas de él.

En Rzhavez conocemos a Diana, una siberiana que ha vivido durante más de una década en Inglaterra y que acaba de volver a Rusia para fundar esta ecoaldea junto a las otras personas que ha conocido ha través de la web.
Está construyendo una casa ecológica de leños con la técnica cordwood (http://en.wikipedia.org/wiki/Cordwood_construction). Usa su blog para buscar a voluntarios (http://unitybreath.wordpress.com).

En los últimos meses les han llegado desde todas las partes de Rusia.
Ella les ofrece a cambio clases de inglés o de meditación, un taller gratuito de cordwood house y mucho buen rollo.

Cordwood house en construcción

Diana decidió irse de Inglaterra cuando empezó la crisis económica, hace poco más de un año. Asegura que durante el segundo embarazo, su cuerpo dejó de tolerar la comida industrial y que empezó interesarse por la comida sana y las ecoaldeas.
Junto a su marido, viajó hasta Escocia y Gales para conocer al inventor de la cordwood house.

Así se construye una cordwood house

Su hermano vive en Lipetsk, así que decidió tomar las riendas de su vida y volver a su país. El Gobierno ruso ha puesto en marcha un programa de incentivos económicos para recuperar s sus ciudadanos emigrantes. Les ofrece hasta 1.500 euros y el traslado gratis si vuelven a la madre patria. La razón: la crisis demográfica que afecta Rusia desde hace 20 años.

 

Diana vive en esta casita de madera mientras construye la cordwood house

El país más grande del mundo pierde unos 700.000 habitantes al año. Dicho de otra forma, Rusia ha perdido 6,6 millones de almas desde 1993. Hoy su población ronda los 142 millones de habitantes. La esperanza de vida de los hombres llega a duras penas a los 60 años. Antes esta perspectiva, Putin ha decidido que los rusos que se han ido al extranjero tienen que regresar.

Y así esta sucediendo. En Rzhavez hay una familia que ha venido de Inglaterra y tres que han vuelto de Alemania. Vuelven, pero con ideas nuevas: ahora quieren ser ecológicos, vivir de forma sana, volverse agricultores, reencontrarse con la tierra. “Pero aquí la administración nos pone muchas pegas. Creen que somos una secta o algo por el estilo”, dice Diana.

A pocos metros de su casa, conocemos a Sasha, un arquitecto del paisaje que ha venido desde Kazashstan. Se está construyendo una casa de paja.

–       ¿Cómo has aprendido?

–       Yo solo. He leído un libro.

–       ¡!

Su casa mide 250 metros cuadrados.

–       ¿Tienes familia?

–       Todavía no.

–       ¿Y dónde vas a encontrar una esposa en este pueblo tan pequeño?

–       En Internet. ¡Ya estoy buscando!


Publicado en Uncategorized, Yelets

De Coushsurfing con la mamma

agosto 1, 2011
1 comentario

Serguey en la cocina de su casa

Sábado, 30 de julio

Creí que lo que nos ocurrió en Murmansk era una excepción. Un joven que nos invita a su casa, aunque vive con los padres, y al final resulta que casi salimos más con los padres que con el chico.

Estoy hablando del Couchsurfing, este sistema de intercambio cultural y hospedaje gratuito a través de Internet que estoy usando para recorrer Rusia.
Hacía casi un mes que no tirábamos de Couchsurfing porque en San Petersburgo y Moscú Liza tiene suficientes amigos para quedarnos en sus casas.

En Rusia es muy común colgar las alfombras en las paredes

En Yelets, sin embargo, hemos buscado un sofá porque la abuela de Liza es demasiado mayor como para tener huéspedes en casa.
Nos ha tocado la lotería. Serguey es un encanto. Nos recoge en coche en la estación, nos lleva a su casa y… vive con su familia: su padre y su madre.

Mi experiencia con el Couchsurfing en Rusia está siendo flipante. En Europa la gente te abre las puertas de su casa, te invita a salir con sus amigos, te propone planes en común… pero nadie vive con los padres.
Aquí las mammas rusas nos tienen a pensión completa: desayuno, comida y cena, si les dejas. Blinys, albóndigas, macarrones, ensalada… no repiten plato.

Los bliny de la mamma rusa

Ni intentes lavar los platos: misión imposible.
Yo lo he conseguido cuando la mamma rusa estaba liada en otro cuarto, a escondidas vaya.

Serguey nos termina de preparar los blinys de la mamma

No tengo fotos de la madre de Serguey, un ingeniero de Yelets que nos ha regalados unos días de compañerismos y alegría. Pero tengo el documento gráfico de cuando le hemos comprado rosas, sus flores preferidas, para agradecerle sus manjares y su amabilidad.

Y es que los rusos son muy muy acogedores.


Publicado en Uncategorized, Yelets
Página siguiente »

About author

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Buscar

Navegación

Categorías:

Links:

Archives:

Feeds